El drama vivido por la familia del senador Naidenoff es sólo uno de las decenas de casos que ocurren en el país, principalmente durante la época invernal .

Cada año mueren unas 200 personas a raíz de la intoxicación por monóxido de carbono, según informaron desde el Ministerio de Salud de la Nación, donde calificaron al gas como “el asesino invisible, ya que es venenoso y no tiene color ni olor”, al tiempo que es recomendable hacer revisar los artefactos.

De hecho, desde la cartera sanitaria precisaron que los síntomas de intoxicación “pueden variar de una persona a otra” y advirtieron que “corren más riesgo los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y quienes habitan en zonas de gran altitud”.

“El principal riesgo es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas, que son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos acompañados de cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y convulsiones”, puntualizaron las autoridades en su sitio web.

Y detallaron: “Pueden producirse síntomas parecidos a los que genera una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco. Es decir, que ante la inhalación de ese gas venenoso puede parecer que la persona tiene otra patología”.

“Ante la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono, la recomendación es abrir ventanas y puertas, salir a tomar aire fresco inmediatamente, apagar los artefactos a gas y concurrir con urgencia a un centro de salud”, recomendaron.

En tanto, desde la distribuidora Metrogas alertaron: “El monóxido de carbono es un gas tóxico altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos, ya que carece de olor, sabor y color”.

Al mismo tiempo, recordaron que “como se produce cuando la combustión es deficiente, es fundamental asegurarse de que el funcionamiento de los artefactos sea correcto”, por lo que aconsejaron “hacerlos revisar periódicamente por un gasista matriculado, verificar que la llama sea azul, ventilar los ambientes y chequear que las salidas de gases al exterior estén libres de obstrucciones y colocadas de forma reglamentaria”.

También se aconseja no colocar artefactos a gas en baños, instalar en dormitorios sólo estufas de tiro balanceado y no utilizar hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar los ambientes.

“Para más seguridad se puede adquirir un detector de monóxido de carbono, que tiene un sensor ultrasensible que acciona una alarma en caso de presencia de ese gas”, completaron desde la empresa.

Fuente: Popular