La mediática no sostuvo sus denuncias que involucraban a famosos. Luego echó a su abogado y estalló a través de Twitter.

A cuatro días de desastar un escándalo gigante en la mesa de Mirtha LegrandNatacha Jaitt se presentó ante la Justicia sin una sola prueba de lo que dijo. Desesperada ante la fiscal María Soledad Garibaldi, cerró su presentación voluntaria dejando el lugar a las corridas.

Una frase que se conoció de su declaración sintetiza el papelón que hizo. Luego de insinuar que el periodista Carlos Pagni formaba parte de la red de pedofilia, dijo textual: “Yo dije CP por Carlos Pérez, no Pagni, así que no respondo por Pagni”.

Cuando le preguntaron quién la contrató para, presuntamente, seguir a famosos y periodistas, no dijo nada. Tampoco habló sobre una cámara que habría hecho poner en Recoleta para grabar las 24 horas durante un año.

Pero el bochorno mayor ocurrió cuando la fiscal le preguntó si quería declarar algo más y le leyó todas las preguntas que le iba a hacer. Jaitt “se levantó intempestivamente. No siendo para más, tras la huída de la deponente sin que la oficial del piso la frenara, se da por terminado el acto“, se lee en la transcripción oficial de la fallida presentación.

Escándalo en las redes

El periplo de Jaitt continuó en su cuenta de Twitter. Con información confusa, videos poco claros y una pelea de importantes dimensiones con Jorge Rial -ambos publicaron sus teléfonos-, dio su propia versión de los hechos.

Denunciando una operación y un engaño, anunció que despidió a su abogado por traicionarla. “Me estaban haciendo una cama”, advirtió. Por último, prometió ir a declarar nuevamente “para salvar a los chicos”.