Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Lo habilitó el Papa mediante la nueva Instrucción “Cors Orans” del Vaticano para los monasterios de clausura. La recomendación permite poner a los medios “al servicio de la vida contemplativa”.

El Papa Francisco autorizó a las monjas de clausura a que puedan utilizar todo tipo de medio de comunicación, incluso las redes sociales, “con prudente discernimiento”. Así, las convocó a “escoger” aquellas noticias que consideren esenciales para la Iglesia, según se publicó este martes en la reglamentación del documento papal “La búsqueda del rostro de Dios”.

El escrito del Vaticano fue presentado por Monseñor José Rodríguez Carballo, quien indicó que “el uso de medios de comunicación, por motivos de información, formación o trabajo, puede ser consentido por el monasterio, con prudente discernimiento para la utilidad común”. El objetivo de la Iglesia es evitar “vaciar de contenido el silencio contemplativo cuando se llena la clausura de rumores, noticias y palabras”.

En la reglamentación, se establece que estos medios “deben ser usados con sobriedad y discreción, no solo en relación a los contenidos sino también a la cantidad de las informaciones y el tipo de comunicación, con el fin de que estén al servicio de la formación de la vida contemplativa y de las comunicaciones necesarias y no sean ocasión de disipación o de evasión de la vida fraterna”.