Mascherano y Banega fueron los primeros en levantarse y publicar sus sensaciones en redes sociales.

El plantel tuvo por primera vez un día de festejos desde que llegó a la concentración de Broonitsy. Fueron jornadas cargadas de tensiones, versiones y flojos rendimientos. Hasta que “empezó el Mundial” ayer ante Niegria con un triunfo agónico que dejó extenuados a los protagonistas.
Casi todos se terminaron durmiendo a las 6 de la madrugada de Rusia. Es que después del partido, el avión los trasladó de San Petersburgo a Bronnitsy, hubo cena y llegó la paz.
La mayoría durmió hasta pasado el mediodía. Solo algunos de sueño corto se levantaron a respirar algo de tranquilidad y silencio como Javier Mascherano y Ever Banega que tomaron unos mates con vista al lago. Y compartieron el buen momento a través de stories de Instagram.
Hoy la celebración será merecida y todos serán agasajados con un asado. Después, por la tarde ya volverán a meterse en los trabajos, con la mente enfocada en lo que será el duelo del sábado en Kazan contra Francia.