La joven aseguró que Pastorizzo la golpeaba y la mordía. Contó que la noche del crimen volvió a su casa creyendo que el chico seguía vivo.

Filtraron el vídeo que muestra la declaración de Nahir Galarza, la joven imputada por asesinar a su ex novio Fernando Pastorizzo que está a pocos días de ser condenada por el crimen que ella misma confesó. Se trata de la primera vez que se la escucha públicamente a la muchacha relatar lo sucedido la noche fatal del 29 de diciembre.

Las imágenes corresponden al testimonio de la muchacha realizado el pasado 25 de junio en una de las audiencias por el juicio que se realiza en Entre Ríos. “Ninguno de los dos tuvo tiempo a nada, fue un accidente y por más cosas que me ha hecho, tampoco le hubiera deseado que pasara eso. Jamás en mi vida le hubiese deseado la muerte a nadie”, sostuvo Nahir, en referencia a la trágica noche del 29 de diciembre.

Galarza dio su propia versión de los últimos minutos antes del desenlace fatal. “Venía manejando con una sola mano. La moto se empezó a tambalear y tuvo que agarrarla con las dos manos. En ese momento me agarré de él y le saqué el arma. Se la saqué solamente. Nos caímos los dos para el costado”, detalló.

“Cuando me levantó, quedé aturdida. Esos fueron los disparos. Fueron dos segundos nada más. Fue todo rápido. Se me puso la mente en blanco. No sabía qué hacer”, dijo la joven.

Tras los disparos, la acusada del crimen contó que regresó a su hogar, aún sabiendo lo que había sucedido. “Me fui a mi casa y estaba todo igual. Todos estaban durmiendo. Yo sabía, por supuesto, que Fernando había recibido un disparo. Pero el otro no se veía. Estar herido no significa que te vayas a morir. No me imaginaba”.

En otro de los testimonios, Galarza aprovechó la ocasión para relatar algunos episodios de violencia que vivió con Fernando Pastorizzo. De acuerdo a sus palabras, hubo una oportunidad en la que él la mordió en la mano y la dejó “marcada”. “Me agarraba del pelo y me insultaba. En un momento, él me dijo una palabra que me afectó un montón: depresiva”, precisó.

“A pesar de que no lo demostraba, me acostaba y me va largaba a llorar. Una vez se lo conté para que se diera cuenta que me hacía mal y no porque era víctima”, agregó Nahir.

Después de cuatro semanas de juicio, el próximo martes se sabrá si la joven entrerriana será condenada a prisión perpetua, tal como pidió el fiscal de la causa.