Hamada Kouta, de 32 años, fue derribado por el felino mientras realizaba su acto en un circo en Lugansk, Ucrania

Este es el momento en el que el león ataca repentinamente a su domador frente a los espectadores, que miraban aterrorizados.

El animal mordió el brazo de Kouta y lo mantuvo presionado durante unos segundos. Su brazo, pierna y espalda quedaron lastimados por las garras, pero pudo liberarse. Kouta, de Egipto, dice que sus animales son como sus hijos y que no tiene miedo.

“Cuando un animal ataca a un entrenador, es el 99 por ciento error del entrenador. De todos modos, son mis hijos, así que sé que cualquier cosa puede pasar. Pero nunca terminará con la muerte, porque son mis hijos”, dijo.