El entrenador argentino lo hizo para que los futbolistas comprendan el esfuerzo que deben realizar los espectadores para asistir a un partido.

Fiel a su apodo, Bielsa cometió otra locura. Más llamativa por su extrañeza que por su honorable naturaleza, El Loco mandó a los jugadores de Leeds a recolectar basura con un claro objetivo lectivo.

Según el diario The Guardian, de Inglaterra, Marcelo averiguó el valor de las entradas para ver a su equipo y el esfuerzo que debía realizar un ciudadano común para poder adquirirla. Con la respuesta a su consulta en sus manos, el DT encargó una tarea a todo el plantel de futbolistas: recoger la basura del complejo durante tres horas para valorar el sacrificio de los hinchas.

La lección de Marcelo Bielsa fue aplicada a pocos días del debut en la Championship (Segunda División de Inglaterra).