El delincuente aprovechó el descuido de un familiar y se llevó la plata para pagar el servicio funerario.

La hermana de la persona fallecida tenía 13 mil pesos en la cartera. Los llevaba porque tenía que entregárselo al dueño de la sala por los servicios fúnebres de su hermano. En medio de la conmoción por la pérdida del familiar, no se dio cuenta que entre la gente había un desconocido.

El hombre vio la cartera sobre una silla, aprovechó para agarrarla y salió corriendo. Desesperado, no imaginó que su torpe accionar iba a desatar un escándalo de gritos y pedidos de ayuda para que lo atrapen.

Entre los que lo vieron actuar y los otros que estaban en los velorios de la casa de sepelios Catalfo, lo persiguieron por la calle hasta que un hombre se le tiró encima y lo redujo. Lo maniataron, lo redujeron  y llamaron a la policía. “La gente se abalanzó hacia el ladrón”, contó la testigo. VÍDEO