El fiscal Alejandro Acuña confirmó que tras el hallazgo del cuerpo, el único detenido ahora fue imputado por homicidio simple y estafa reiterada.

El fiscal Alejandro Acuña confirmó que tras el hallazgo del cuerpo del empresario de Brinkmann Raúl Rosso, cambió la imputación del único detenido. Cabe recordar que la camioneta de la víctima había sido encontrada cerca de Río Cuarto.

Rodolfo Novarese quedó imputado por homicidio simple y estafa reiterada contra Raúl Rosso, de 60 años, quien había sido visto con vida por última vez el 19 de abril.

El empresario se había ido de su local, en la localidad de Brinkmann  y sólo había efectuado un llamado telefónico a una amiga cuando se acercaba a El Tío. El cuerpo sin vida de Rosso fue hallado este viernes al sur de esa localidad.

“La imputación nace de una sospecha fundada lo que no implica certeza sobre su participación, de la prueba recolectada surge la probabilidad de que Novarese haya cometido el delito”, aclaró el fiscal.

En cuanto a cómo se llegó al lugar donde estaba el cadáver del empresario, precisó: “El dato surge de las sábanas telefónicas que orientan la búsqueda hacia ese sector y el rastrillaje que se lleva a cabo en el lugar, incluso con canes de la organización Las Águilas”.

Acuña señaló, además, que los teléfonos celulares de la víctima aún no fueron hallados y que los primeros informes de la autopsia indican que la causa de la muerte fueron golpes en el cráneo, rostro y tórax, y que la misma se habría producido en la fecha aproximada de su desaparición.

Cabe recordar que Novarese había llevado dos maquinas propiedad de Rosso y la camioneta Ford F100 a la zona de Villa María para ser vendidas, por eso, además de la imputación de homicidio simple se lo acusa de estafa reiterada.

Ahora, y por razones de jurisdicción, la causa pasará a la fiscalía de Arroyito a cargo de José Argüello, quien tendrá a su cargo la continuidad de las actuaciones judiciales por la muerte de Rosso.