El documento fue difundido este jueves y lleva la firma de los arzobispos de Córdoba, Río Cuarto, San Francisco, Villa María, Cruz del Eje y Deán Funes.

Un duro documento dieron a conocer en la mañana de este jueves los arzobispos de la provincia de Córdoba, en el que vuelven a fijar su postura respecto al proyecto de legalización del aborto, que ya cuenta con media sanción de Diputados, y que actualmente está en debate en el Senado de la Nación.

La esquela es firmada por el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, el de Río Cuarto, Adolfo Uriona, el de San Francisco, Sergio Buenanueva, de Villa María, Samuel Jofre, el de Cruz del Eje, Ricardo Araya, el obispo prelado de Deán Funes, Gustavo Zurbriggen, y los obispos auxiliares, Ricardo Seirutti y Pedro Torres.

En la misma, señalan que los obispos de las seis diócesis presentes en el territorio cordobés, “sentimos el deber de expresarnos acerca de la propuesta de los senadores de nuestra provincia sobre la Ley de interrupción voluntaria del embarazo…. A nadie se le oculta la importancia, complejidad y gravedad de la materia sobre la que están legislando: la dignidad de la vida, tanto del ser humano en gestación como de la madre gestante”, comienza diciendo la carta abierta.

“Insólitamente, la ley con media sanción, mientras admite, aun con incomprensibles restricciones, la objeción individual, prohíbe taxativamente la objeción institucional. Parece que no hubiéramos aprendido nada de los dramas vividos en el siglo XX en el mundo y en la patria. Creemos que la propuesta de los senadores cordobeses es un aporte importante en esta delicada materia, pero resulta insuficiente”, señalan los arzobispos.

El contexto hace que llegue tarde y no resuelva el tema de fondo, en sus dos vertientes: en primer lugar, cómo acompañar el drama de las mujeres que han sufrido violencia o abandono, y que viven un embarazo no querido; en segundo lugar, y es lo más decisivo, cómo legitimar la injustificable muerte de un inocente.
Nos parecería desacertado el voto de los senadores aprobando el proyecto. Es más, consideramos que no expresa ni el sentir de muchos cordobeses, ni el rico cimiento jurídico a favor de la vida de nuestra Constitución Provincial”, enfatiza el documento.

“La oposición al aborto no surge, en primer término, de un dogma o de razones puramente religiosas. La defensa y cuidado de la vida por parte de todos y del estado es cuestión de humanismo y racionalidad más allá de las creencias religiosas personales de cada uno”, continúa. “Creemos que una democracia que no respete toda vida humana se convierte visible o encubiertamente en dictadura de los que ostentan más poder porque cuando no se respeta la vida del más débil la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad”, explica.

Señalando que es un aporte, los obispos cierran la carta abierta expresando: “Como creyentes, invocamos a Jesucristo, el Señor de la historia, implorando las luces necesarias para los legisladores de la nación y todos los que tienen que tomar estas decisiones tan importantes para la vida y futuro de los argentinos y cordobeses”.

CARTA-ABIERTA-DE-LOS-OBISPOS-DE-LA-PROVINCIA-DE-CORDOBA-2-001

CARTA-ABIERTA-DE-LOS-OBISPOS-DE-LA-PROVINCIA-DE-CORDOBA-2-002