Es para recuperar la naturaleza de Maya Bay, conocida en todo el mundo por la película “The Beach”, protagonizada por Leonardo Di Caprio.

La paradisíaca playa de Maya Bay, en la isla tailandesa de Phi Phi, que se hizo famosa en el mundo entero por la película “The Beach”, protagonizado por Leonardo Di Caprio, será cerrada a los turistas.

La medida, anunciada este 28 de marzo por las autoridades de Bangkok, se hará efectiva desde junio a octubre para permitir a la naturaleza regenerarse ante los daños ambientales causados por el excesivo flujo turístico.El Departamento de Parques Nacionales y Fauna Selvática confirmó la decisión, que era analizada desde hacía varios meses

GRAF2364. BANGKOK, 12/12/2011.- Los reflejos turquesas en sus aguas, su fina y blanca arena, un amplio rango de hospedaje y las sugerentes campañas publicitarias atraen cada año a millones de viajeros a las playas de Tailandia, que se ven ahora amenazadas por su propio éxito. "El turismo tiene un enorme impacto en las costas del país, donde el principal reto es la protección de los ecosistemas marinos", declara a Efe Thon Thamrongnawasawat, profesor de biología marina de la Universidad de Kasetsart y colaborador en varios proyectos conservacionistas gubernamentales. Más de la mitad de los 34 millones de turistas extranjeros que visitaron este año Tailandia viajaron a las idílicas playas del país, según cálculos del sector. En la imagen, playa de Maya Bay (bahía de Maya). EFE/Noel Caballero

Las aguas turquesa, la arena blanca, un amplio rango de hospedaje y las sugerentes campañas publicitarias atraen cada año a millones de viajeros a las playas de Tailandia, que ahora se ven amenazadas por su propio éxito (EFE/Noel Caballero)

La playa de Maya Bay sufrirá entonces un cierre temporal, como ocurre con todos los parques nacionales marinos del país, durante la temporada baja turística.

Hasta 300 embarcaciones veloces, con más de 5.000 visitantes, llegaban cada día a Maya Bay, en especial grupos de turistas chinos, durante la temporada alta.

Ese elevado flujo de visitantes causó enormes daños en la barrera coralina, además de un creciente problema de agua sucia y basura.

ANSA