Es un deporte de alto contacto que evoca a las luchas de hace 700 años. Usan escudos y espadas de madera. Entrenan cuatro veces por semana.

Suena música celta de fondo y numerosos guerreros, que portan cascos, espadas y armaduras, esperan cautos en una arena: están concentrados, midiéndose cada paso. De repente, en un suspiro, sus armas chocan provocando chispas y una polvareda irrumpe en el terreno. Podría parecer una guerra, pero la realidad es más benévola y atractiva: se trata de combate medieval, una disciplina deportiva que emula las históricas batallas de la antigüedad. Y los protagonistas de la escaramuza son los integrantes de “Garra de León”, el primer equipo que representa a Vicente López, partido del Gran Buenos Aires, en cada competencia nacional.

Si Ricardo Corazón de León, Juana de Arco y William Wallace vivieran en la actualidad, seguramente quedarían impresionados ante la fiereza de los guerreros modernos. ¿Qué es el combate medieval? La Federación Argentina de Clubes de Combate Medieval responde la incógnita: “Es un deporte de contacto de una elevada exigencia física, en el que sus competidores se enfrentan vistiendo armaduras de acero y armas sin filo”.

Arena. Durante las batallas aplican  movimientos de judo, karate, taekwondo, y también algunas técnicas de esgrima. (Foto: 2players-creative)

Arena. Durante las batallas aplican movimientos de judo, karate, taekwondo, y también algunas técnicas de esgrima. (Foto: 2players-creative)

El deporte surgió hace 28 años en Rusia, que actualmente es el eje y la potencia dominante. En Argentina nació hace seis años y creció exponencialmente durante el último tiempo. A nivel nacional hay 25 clubesy uno de ellos es “Garra de León”, un equipo formado por 13 amigos y vecinos que representan al Partido.

Facundo López (31), fundador y capitán del club, es uno de los más experimentados del grupo: peleó en numerosas batallas nacionales e internacionales y ganó medallas en distintas categorías. “Yo soy entrenador de alto rendimiento. Un día, fui con mi novia a una plaza y de repente vimos una pelea de combate medieval. Dije ‘guau’. La adrenalina que se veía y la contundencia de los golpes me hizo querer ser parte de eso”, cuenta. Parece cansado, su voz lo delata. Él y el resto de sus compañeros acaban de participar en un torneo de Escobar el fin de semana pasado que los consagró ganadores en cuatro categorías.

Armaduras y espadas. Algunos guerreros las fabrican de manera artesanal para abaratar costos. (2players-creative).

Armaduras y espadas. Algunos guerreros las fabrican de manera artesanal para abaratar costos. (2players-creative).

El capitán está seguro de cada palabra que dice. Y cuando habla de su equipo, demuestra orgullo. “El club surgió este año porque creemos que Argentina necesita un equipo de élite. El combate medieval debe ser considerado un deporte de alto rendimiento. A nivel técnico creo que estamos a la par de Rusia, pero lo que sucede es que acá hay una visión más lúdica del deporte”, asegura.

Todos los clubes llevan un escudo característico que los identifica: “El nuestro tiene un león, que significa poder, trabajo duro y supremacía; una flor de lis, que representa el ‘nacimiento’ de ese nuevo poder; y además está pintado de color bordó que simboliza la realeza. Buscamos mostrar una cara diferente”, explica.

Preparación. Entrenan cuatro veces por semana la parte técnica y física específica. Además, hacen trabajos de fuerza y potencia. (2players-creative).

Preparación. Entrenan cuatro veces por semana la parte técnica y física específica. Además, hacen trabajos de fuerza y potencia. (2players-creative).

Entrenan cuatro veces por semana la parte técnica y física específica. Por otro lado, hacen trabajos de fuerza y potencia. Durante las batallasaplican movimientos de judo, karate, taekwondo, y también algunas técnicas de esgrima. Como se trata de un deporte de contacto, las peleas suelen llevarse al extremo y en algunas oportunidades se pueden ver escenarios similares a una guerra real.

Batalla. Las peleas suelen llevarse al extremo y en algunas oportunidades se pueden ver escenarios similares a una guerra real. (Foto: 2players-creative).

Batalla. Las peleas suelen llevarse al extremo y en algunas oportunidades se pueden ver escenarios similares a una guerra real. (Foto: 2players-creative).

La mayoría de los luchadores describe un ardor característico cuando está a punto de combatir. Nahuel Torres (35), el más grande del grupo, habla de sus sensaciones en la batalla: “Como peleador soy bastante frío, quizás por la experiencia. Pienso y analizo mucho a pesar de ese ardor, esas ganas de salir a embestir al otro equipo”. Y continúa: “Se siente algo antes de empezar la pelea. No saber si podés salir lesionado, no saber si te preparaste lo suficiente y no querer decepcionar a nadie ni a uno mismo”.

Algunas personas se sorprenden, otros piensan que los luchadores están “locos” y también están aquellos que se fascinan. El combate medieval es un deporte en crecimiento y el equipo de Vicente López aporta su granito de arena. Tiene un objetivo claro: convertirlo en una disciplina de alto rendimiento y llenar las vitrinas de trofeos.

Fabrican sus propias armas que luego usan en los torneos

La mayoría de los peleadores, cuando recién empiezan en el combate medieval, fabrican sus propias armaduras y espadas de acero para abaratar costos. “Aprendí las nociones básicas para preparar mi equipamiento. La realidad es que tanto las armaduras, los cascos, espadas y otras armas las tenemos que importar desde Rusia y resultan muy caras para nosotros. Por ejemplo:un casco de los mejores puede llegar a valer hasta mil euros”, reconoce Facundo López.

Fuente: Clarín