Ocurrió en un estudio jurídico de Río Cuarto. Las abogadas indicaron que enviarán una carta documento a Ecogas y, si no hay respuesta, harán una demanda.

Los tarifazos están a la orden del día, sin embargo lo que ocurrió en el estudio jurídico Gutiérrez-Dolso, en la ciudad de Río Cuarto, superó todos los límites.

La boleta que llegó para ser cancelada en junio ascendía a más de 80.933 pesos. Lo curioso es que esa oficina de Buenos Aires 208 sólo tiene un calefactor, según publica Puntal.

El consumo estimado, según consta en la factura, había superado los 15 mil metros cúbicos, un nivel sideral, más aún para un estudio jurídico en el que trabajan dos personas.

Ivana Gutiérrez, una de las abogadas que trabajan en la oficina C del segundo piso, relató que ya habían reclamado por una factura excesiva en el verano, porque les habían facturado 800 pesos a pesar de que no habían usado el gas.

Pero en los últimos días recibieron dos facturas por dos períodos diferentes. Una, de casi 15 mil pesos. Y, la segunda, por 80.933.

“Ni el edificio completo tiene ese consumo. Tenemos un solo calefactor y no hay cocina ni nada. Fuimos a hacerle el reclamo a Ecogas y la verdad es que no nos trataron muy bien. Nos dijeron que la de 15 mil pesos estaba bien hecha. Pero nosotros tuvimos que sacar fotos y mostrar que no coincidía el consumo que nos adjudicaban con lo que ellos tenían. Se nos rieron y nos dijeron que se habían comido un dígito”, relató la abogada.

Además, la letrada adelantó que no pagarán la factura “porque es una cosa de locos” y contó que “si la empresa no nos da una respuesta en un tiempo prudencial vamos a iniciar acciones judiciales en contra de Ecogas. Vamos a enviar primero una carta documento y si no nos responden en un determinado tiempo vamos a iniciar acciones legales por los daños y perjuicios”.

Desde Ecogas -según Puntal- la respuesta es que existió un error de lectura pero no dan ningún tipo de solución adicional. Sin embargo, en la factura se lee que el consumo surge de una estimación y no de una lectura real del medidor.