“Dios, que me lo cuide”, se escucha decir a Graciela Godoy mientras el barco parte de Mar del Plata.

Se oyen el rumor del viento y la voz quebrada de Graciela Godoy, en el momento desgarrador de despedirlo a Nahuel Navarrete, su hijo que partía abordo del “Rigel” en la fría madrugada del martes 5 de junio. El muchacho es uno de los 8 tripulantes del pesquero marplatense que se encuentra desaparecido desde el sábado. La mujer, desde la escollera, ve como se aleja el buque a la salida del puerto: “Dios, que me lo cuide”; dice para ella.


Luego, la dolorosa despedida, es a gritos. “¡Suerte marineros, buenas mareas!”, se la escucha desearle a la tripulación e inmediatamente se oye la respuesta de Nahuel, desde la cubierta de la embarcación: “Te amo”, le grita. El video breve del doloroso momento, lo compartió la mamá del Navarrete con el diario La Capital de Mar del Plata, y pronto se extendió en distintas redes sociales.

La mujer solloza al final, se oye su voz quebrada cuando el barco se aleja. “Cuidate, vieja”, le dice su hijo. La mamá responde “Ustedes también, vuelvan pronto”.

​El Rigel, desaparecido desde la madrugada del sábado a 180 kilómetros de la costa de Rawson, es un barco de cinco décadas de antigüedad. Navegó en medio de un temporal los dos últimos días, según informó Prefectura.

El mismo sábado fue encontrado el cuerpo sin vida de sólo uno de sus tripulantes: este domingo fuentes de la Armada y el juez que lleva la causa confirmaron que se trata del capitán Salvador Tallercio.

Sus ocho compañeros, el segundo patrón Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas Néstor Rodríguez, el auxiliar de máquina Cristian Osorio y los marineros Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Mierez y Rodrigo Blanco, están desaparecidos en el mar.

Fuente: Diario Clarín