“Un material de lectura describe las “características de un verdadero hombre”. Fue entregado a alumnos de las Escuelas Pías. Para una especialista, vulnera derechos de los niños.

“En ocasiones (el varón) adopta inconscientemente un comportamiento violento debido, tal vez, a una vida física demasiado intensa, o puede ser producto de una exaltación repentina en la cual toda esa energía que contiene el cuerpo masculino debe tener un escape”.

La frase –que justifica la violencia machista con el pretexto de que es un acto “inconsciente” o fundamentado en una energía corporal propia de los varones, que “debe tener un escape”– se lee en un texto titulado “Características de un verdadero hombre”, que fue acercado al diario La Voz del Interior por padres de alumnos secundarios de las Escuelas Pías, en desacuerdo con esas enseñanzas.

En el texto se plantea el carácter providencial del hombre, su función como jefe de hogar en lo económico y espiritual, y la necesidad de sumisión de la mujer al marido. Y va más allá: realza el valor de la inteligencia masculina y la pone por encima de la femenina. A la mujer, dice el texto, “le cuesta trabajo entender el razonamiento frío, gradual y riguroso del hombre”.

Facsímil. Una parte del material de lectura que se trabaja en el aula.

La presentación de la mujer como ser emocional y del varón como ser racional es otra de las bases sobre las cuales se erige la lectura que cuestionan los papás, y que forma parte del Programa Escolapio de Educación para el Amor, la Afectividad y la Sexualidad. En otro texto, se ironiza sobre la identidad de género y hasta parece burlarse del lenguaje inclusivo que propone el uso de la “e” para superar el binomio hombre-mujer, que algunas organizaciones y expertos consideran ya no contiene a la totalidad de las personas.

“Estos contenidos vulneran el marco legal de protección de los niños, niñas y adolescentes”, sentencia Sonia Papera, psicóloga y psicopedagoga, referente de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) dentro del Programa de Educación Sexual dependiente de la Secretaría de Igualdad y Calidad Educativa del Ministerio de Educación de Córdoba.

Estereotipos

“Al decir a las mujeres que tienen que ser sumisas al hombre, les están diciendo también que tienen que aguantar y soportar situaciones como la violencia, un concepto completamente contrario a lo que propone el Estado en materia de prevención de la violencia de género y de los femicidios. Es imposible modificar las desigualdades si desde la escuela reforzamos este tipo de estereotipos”, explica.

Papera detalla que en muchas escuelas confesionales se dan contenidos llamados “educación para el amor con materiales que están objetados por algunos de los ministerios por no respetar la perspectiva de género ni la diversidad, porque se centran en una mirada puramente biologicista de la vida y le agregan la mirada moralista”.

Así, explica Papera, “al considerar que los varones tienen más energía, se les está permitida la descarga, ya sea con violencia hacia la pareja, los hijos, con el fútbol u ocupando todo el patio de la escuela y desplazando a las mujeres”. “Y suman el enfoque moralista, donde les dicen a los varones cómo ser buenos hombres y a las mujeres cómo ser buenas mujeres, reservándonos la función de la maternidad, del cuidado de los otros y de las tareas domésticas”, ejemplifica sobre cómo se naturalizan estereotipos y desigualdades.

“Hay sectores que cuestionan la perspectiva de género, tildándola de ideología y desconociendo que es una perspectiva teórica que permite mirar ciertas desigualdades con el objetivo de eliminarlas. Yo me pregunto: ¿acaso estas concepciones sobre el deber ser de mujeres y varones no son ideológicas?”, cuestionó Papera.

Durante las últimas dos semanas se buscó conocer la versión de las autoridadesdel colegio, pero no fue posible obtener una respuesta de los responsables educativos de la institución.

En primera persona

“En muchas cosas, como familia, pensamos distinto a cómo piensan la Iglesia Católica y la escuela, pero han sido diferencias salvables para nosotros desde la educación en el hogar. Esta vez, en cambio, nos parece mucho… no queremos eso en la cabeza de nuestros hijos”, contó una mamá de la comunidad escolar, que prefiere no dar su nombre en público.

Relata que cuando se abordaron temas como la homosexualidad o la discusión por la legalización del aborto, sus hijos expresaron sus opiniones disímiles en las clases.

“Les hemos dicho que se puede opinar diferente; el problema es que sienten que no se les respeta el pensar de otra manera”, aseguró la mujer, que está buscando otra institución para continuar con la formación secundaria.

Durante un tiempo, se resistió al cambio de escuela por lo que significa para los adolescentes su núcleo de referencia, sus amigos, y por la cercanía del colegio con su vivienda, pero esta vez siente que no podrá lidiar mucho tiempo más con enseñanzas tan contrarias a su ideario.

 

“Nunca fuimos a cuestionar a la escuela por temor a perjudicar a nuestros hijos, pero sentimos que tiene que hacerse público que en 2018 están dando estos contenidos a alumnos secundarios en Córdoba”, consideró.

Carolina Parma, de la Junta Arquidiocesana de Educación Católica, aseguró que desde ese organismo están a favor de la educación sexual integral y del respeto al marco normativo. “Hacemos algunas adaptaciones de cosmovisión de familia, de persona, pero nada que ofenda o genere una desigualdad ofensiva hacia alguno de los géneros”, dijo, aunque no en relación con el texto cuestionado.

Antecedentes

A principios de este año, una alumna que se había teñido y cortado el pelo tuvo inconvenientes en las Pías. “Yo no estaba de acuerdo con la medida, pero entendí que había un reglamento que habíamos firmado. Esto es diferente. Tiene que ver con la formación para la vida de los chicos”, aseguró la mamá que acercó los materiales.

La polémica por los contenidos impartidos en las Pías se produce en medio de la resistencia de las escuelas confesionales a las modificaciones aprobadas en comisión a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI).

Por Laura Giubergia –  La Voz del Interior