La Policía no encuentra al delincuente que se fue del Hospital de Urgencias adonde había sido llevado para recibir atención médica. Los guardias que lo custodiaban quedaron imputados y bajo la lupa.

La Policía de Córdoba no logra encontrar a Sebastián Maggiore, el preso que se escapó en taxi del Hospital de Urgencias el pasado martes 12 de marzo. El delincuente, que cumplía una pena por robo, estaba siendo atendido y se fue en un taxi que tomó en la puerta.

Por este hecho, los dos guardias del servicio penitenciario que tenían a cargo la custodia de Maggiore fueron imputados por el fiscal de Instrucción Gustavo Dalma, quien los acusa de “evasión culposa”.

En diálogo con ElDoce.tv, el magistrado explicó que él no persigue a Maggiore porque no hay un hecho delictivo para hacerlo: “Si el fugado no comete ningún hecho violento, como cortar los barrotes o reventar una pared, no hay ningún tipo de responsabilidad penal del fugado por su huida”.

Los guardias declararon que Maggiore les pidió permiso para ir al baño y nunca más volvió. Ahora el fiscal investiga en qué circunstancias se dio el escape. Si llegase a comprobarse que hubo una “conspiración con el preso” para organizar la fuga, podría pedir su detención.

Ahora lo busca la Policía por orden del Juzgado de Ejecución Penal nº1.  Además el juzgado deberá decidir si le otorgará el beneficio de libertad asistida, que el delincuente estaba a punto de recibir.