Fue hallado desnudo y con un cable atado al cuello en el interior de su local. La Policía investiga si se trató de un crimen.

Era el mediodía de este lunes. Su padre lo estaba buscando y tratando de ubicar por teléfono. Sin embargo, él no respondía los llamados. Preocupado, fue hasta la peluquería en la que trabajaba y de la que era dueño, ubicada sobre Pueyrredón al 1230, en barrio Observatorio, y se llevó una lamentable sorpresa: encontró sin vida a su hijo, Paulo César Micolini.

El hombre de 41 años fue hallado desnudo, tirado en el suelo, con un cable alrededor del cuello y sin signos vitales. Según relató el padre a El Doce, tenía varios hematomas en su cuerpo. Además, el auto se encontraba mal estacionado, con las balizas puestas y adentro todos los elementos de trabajo de la peluquería.

De acuerdo a lo que trascendió, habría llegado con una mujer a las 04:00 de la madrugada y luego otras personas ingresaron al local en medio de la tormenta. Los investigadores entienden que pudo haber sido entregado por una viuda negra o que le habría dado paso a personas que finalmente acabaron con su vida.

En un primer momento, el hecho fue caratulado como muerte de etiología dudosa. Sin embargo, el jefe de Homicidios de la Policía de Córdoba, Fernando Jones, aseguró a este medio que existen ciertas pruebas que indicarían que se trató de un homicidio.

Por esta razón, descarta que se haya tratado de un suicidio y cree que pudo haber sido víctima de un robo, ya que no pudieron llevarse el auto por el corta corriente. Mientras tanto, esperan los resultados de la autopsia.