La mujer fallecida tenía 34 años de edad. El mes pasado otra presa se ahorcó en una celda.

El Ministerio de Justicia decidió intervenir la cárcel de mujeres de Bouwer. La decisión se tomó al hallar el cuerpo sin vida de Elisa Cataño, en el Pabellón E 2, en horas de la madrugada de este domingo.

La muerte de la interna fue calificada como de “etiología dudosa”, aunque para las autoridades “se trataría de un suicidio” y por ahora son prudentes.

La mujer estaba presa por el delito de “amenaza y agresión calificada”. Fue su compañera de celda la que avisó a los guardias cuando la vio colgada de una sábana.

El caso está en manos del fiscal José Bringas. Las actuaciones fueron giradas del Servicio Penitenciario al Tribunal de Conducta Penitenciaria.