Ocurrió cuando la mujer había ido a buscar a su otro hijo al jardín de infantes. El ladrón quedó detenido y el pequeño apareció sano y salvo.

Una mamá vivió el peor día de su vida. Pasadas las 14 de este martes, fue a buscar a su hijo a un jardín de infantes de barrio Los Naranjos, dejó estacionado el auto en marcha en la esquina de Hipólito Vieytes y Héctor Paniza, y un delincuente aprovechó el descuido, se subió y escapó en el Peugeot 208 negro: adentro había un bebé de 10 meses.

En su estado de desesperación, la mujer de 35 años, salió corriendo, se colgó de la manija para intentar retenerlo y poder salvar a su pequeño hijo que estaba en el asiento trasero. Sin embargo, no lo consiguió y cayó al suelo de manera brusca.

+ VIDEO: Dos testigos relataron cómo fue el robo:

 

Rápidamente personal policial inició un operativo para atrapar al ladrón. A los pocos minutos, encontraron a un hombre descendiendo del vehículosobre Pascual de Rogatis esquina Pedro Goyena. Según fuentes policiales, lograron detenerlo en el patio de una vivienda cuando intentaba darse a la fuga.

Afortunadamente el bebé fue hallado sano y salvo a bordo del auto que había sido robado. Fue puesto al resguardo de una maestra del jardín de infantes, mientras la mamá fue trasladada a un centro de salud por las heridas que sufrió al ser embestida por el ladrón. Horas más tarde fue dada de alta.

+ VIDEO: el testimonio de las maestras del jardín de infantes