Irrumpieron en la misa para pedir por la liberación de dos mapuches. El secretario de Seguridad, por su lado, dijo que profirieron “consignas ofensivas para la fe católica”.

La interrupción de cuatro mujeres ayer por la mañana en la misa en la Iglesia de los Capuchinos, en barrio Nueva Córdoba, con consignas pro mapuche, parece ser el tema principal de discusión este lunes en Córdoba.

Todo ocurrió cuando las mujeres, de 20, 26, 31 y 32 años, desplegaron banderas y exigieron por la salud y liberación de Facundo Jones Huala y de Celestino Córdova, de quien, dijeron, está “encarcelado injustamente sin pruebas hace 5 años” y “se encuentra en estado crítico de salud”, según reivindicaron desde la página de Facebook Córdoba Originaria.

“Entre las consignas, denunciaron la responsabilidad de la iglesia en el genocidio de los pueblos originarios de Latinoamérica y la complicidad de esta con el estado chileno y argentino en la represión al Pueblo Mapuche. Además exigieron la libertad del Lonko Facundo Jones Huala y el cese represión en ambos lados de la cordillera”, fue su versión.

“Pero apenas empezado su comunicado fueron totalmente censuradas por los encargados de la iglesia, agredidas masivamente por los asistentes, una de las compañerxs fue abofeteadx, otrxs fueron jaladxs del cabello, expulsadxs violentamente del lugar y entregadxs a la Policía. Fueron detenidxs y sancionadxs con una contravención por “Actos Discriminatorios”, llevaban un lienzo y una wenulfe (bandera mapuche) ambas secuestradas por la Policía”, añadieron.

En el video se muestra, efectivamente, la bandera con sus reclamos, y sus cruces y discusiones con feligreses que les exigían que se fueran de la Iglesia.

Las cuatro quedaron detenidas por presunta infracción al Código de Convivencia, y recuperarían la libertad este lunes.

¿Aborto? En algunos medios de comunicación y redes sociales se indicó que las mujeres, además, profirieron consignas pro aborto, algo que no se observa a priori en el video.

De todas maneras, ya se generó polémica y hubo un cruce con el secretario de Seguridad de la Provincia, Alfonso Mosquera, quien dijo que “un grupo de personas inadaptadas abordó por la fuerza el Altar Mayor de la Iglesia del Sagrado Corazón (Capuchinos), agrediendo a la feligresía presente y profiriendo consignas ofensivas para la Fe Católica“.

Ante la versión del aborto (que deberá ser cotejada por la Justicia cuando se tome testimonios a los presentes en la misa), Córdoba Originaria posteó que se censuró “el claro motivo de la manifestación, que era solidarizar con el petitorio del Machi Celestino. En cambio, lo enunciaron como un escándalo en la iglesia por el aborto legal, con la clara intención de desprestigiar la digna lucha feminista por el derecho a éste“.