Un joven de 21 años salió a buscar trabajo, pero no tenía dinero ni siquiera para imprimir la presentación. Por suerte, se encontró con la persona indicada.

Salió a la calle, cargado de ilusiones y esperanzas, con muchas ganas de conseguir trabajo. Sin imaginarlo, llegó a la persona indicada, quien a pesar de admitir no poder brindarle un puesto, se solidarizó para hacer lo imposible a que su objetivo se cumpliera.

Un joven de 21 años, con una camisa, pantalón y peinado prolijamente, se presentó en un local comercial ubicado sobre 9 de Julio, entre Rivera Indarte y San Martín, esperó su turno para ser atendido y llegado el momento, preguntó si estaban buscando empleados.

“Te digo la verdad, no tengo dinero ni siquiera para impirmir un currículum”

Eugenia, encargada del mostrador, lo atendió amablemente, a pesar de que el viernes con el calor y la llegada de la primavera, el lugar estaba saturado de gente. “Me preguntó si estábamos tomando personal y le respondí que por el momento no, pero le pedí que me dejara su currículum vitae de todas formas“, relató a ElDoce.tv.

Carlos, tal como se presentó, puso sus manos en el pecho y se sinceró: “Te digo la verdad, no tengo dinero ni siquiera para impirmir un currículum”. Esa respuesta y su mirada cargada de desesperación, conmovió a la mujer y no dudó en ayudarlo.

Le ofreció un papel para que dejara sus datos, pero él le dijo que había llevado su cuadernito. Sentado sobre una de las mesas del local, tomó dos lapiceras, una azul y otra negra, y escribió en una hoja de cuaderno escolar los datos personales más importantes“Lo veía sentadito y se me partía el alma”, expresó emocionada.

Cuando el joven se retiró, Eugenia le contó rápidamente a su jefe porque sentía la necesidad de hacer algo por él. Fue así como le puso “una carita feliz” para llamarlo cerca de Navidad y reforzar esos días donde las ventas crecen.

“Qué importa que no tenía para imprimir, si lo que quiere y necesita es trabajar”, indicó luego de compartir a través de las redes sociales el CV para que otros cordobeses con grandes corazones también lo ayudaran.