Dos ladrones a cara descubierta ingresaron armados con el objetivo de detonar el local si no les entregaban las joyas. Las cámaras de seguridad registraron el asalto.

A plena luz del día, cuando la peatonal de Córdoba estaba repleta de ciudadanos caminando de un lado a otro, se desató un violento asalto que podría haber terminado en una tragedia. Un ladrón ingresó a una reconocida joyería ubicada en 9 de Julio 333 con una granada amenazando al dueño y a la empleada con hacer detonar todo.

Eran las 10:15 de este martes. Gritos, maltrato y bajo amenaza: así junto a su cómplice lograron llevarse una importante cantidad de joyas, relojes, planchas de oro y una notebook. Uno de los delincuentes le aseguró a las víctimas –dueño, empleada y cliente- que “si lo mataban o pasaba algo, al desvanecerse se accionaba sola la granada y que estaba jugado porque tenía SIDA, por lo que no le importaba morirse”.

Uno de los propietarios de la joyería relató a ElDoce.tv que antes huir los ataron con precintos y se fueron caminando hasta las calles Tucumán y avenida Colón donde se tomaron un taxi. Sin embargo, jamás imaginaron que el dueño, al que habían atado, los estaba siguiendo: fue en ese momento en que forcejearon arriba del auto y pudo recuperar una mochila.

En medio de esa situación, los transeúntes comenzaron a gritar desesperados tratándolo de ladrón a quien en realidad había sido robado y lo único que quería era recuperar sus pertenencias. Durante ese episodio, los ladrones salieron por la otra puerta del taxi y escaparon.

Ante este hecho, personal policial alertado por los vecinos, persiguieron al dueño hasta la joyería. Allí esclarecieron la situación y el hecho fue derivado a la Unidad Judicial Nº1. Además, se conoció que los delincuentes, con el mismo modus operandi, robaron en otra joyería en Nueva Córdoba hace un tiempo atrás.