La tragedia ocurrió durante una fiesta familiar en la madrugada del sábado.

Brian Agustín Piña tenía 21 años. Estaba con su familia celebrando, en su casa de la calle Macacha Güemes al 2400 de barrio Patricios Este. Por motivos que se desconocen y durante un episodio muy confuso, se desató una furiosa balacera que opacó la fiesta.

El cuerpo del chico quedó tirado en el piso con orificios de bala en el pecho y la espalda. Lo levantaron y lo llevaron al Hospital de Urgencias pero no pudieron hacer más nada. En las primeras horas de este sábado, confirmaron su muerte

En la locura de tiros, otros muchacho recibió impactos de bala. Se trata de Roberto Peralta de 22 años. Está internado bajo observación pero su vida estaría fuera de peligro.

La Policía aún no aclaró por qué y quienes fueron los autores de los disparos que terminaron con el muchacho muerto. En los alrededores, los vecinos mantienen total hermetismo. Nadie se anima a decir nada.