Paola murió de un cáncer fulminante y Darío tuvo que dejar de trabajar. Organizan una colecta para ayudar a la familia.

Paola Pérez le diagnosticaron en febrero cáncer de vesícula biliar, una enfermedad que, por lo general, se detecta a partir de los primeros síntomas. El tumor ya estaba avanzado. La mujer de 36 años murió este lunes, dejando a 11 hijos al cuidado de su padre.

Darío tuvo que dejar de trabajar hace más de un mes, cuando ella ya no pudo levantarse, por lo que la situación de esta familia de Villa Rivera Indarte es desesperante. “Recién volvemos de cremarla, no sabemos qué vamos a hacer”, expresó Ludmila, prima de Paola, en diálogo con ElDoce.tv.

“Es muy difícil al ser tanto. Entre las más grandes vamos a tener que pasar a ser la mamá de los más chiquitos. Va a ser muy difícil para todos”, lamentó con profundo dolor Nahir, una de las hijas de Paola.

 

Lazos de solidaridad

A pesar de que Darío cocina pan y facturas para poder sobrepasar el día a día, no es suficiente. Por esta razón, la abuela Sandra colabora con el dinero de la pensión que cobra todos los meses y también cuentan con la ayuda de la otra abuela.

Ante esta circunstancia, un grupo de madres y padres de la escuela de Villa Allende Parque, a la que asisten varios de los chicos, organizó una colecta de alimentos no perecederos, pañales, ropa o lo que se pueda donar para ayudar a Darío Vega.

Cómo ayudar a la familia:

Teléfono Sandra: 0351-153846085

Teléfono Nahir (hija): 0351-153360557