Los niños están a salvo pero siguen internados. Investigan la responsabilidad de la madre.

Los hermanos de 3, 5 y 7 años de edad estaban atrapados en la casa. Sus gritos de desesperación llamaron la atención de algunos vecinos. Confundidos y sin saber cómo actuar, los niños se quedaron inmóviles entre el humo y sufrieron un principio de intoxicación con monóxido de carbono.  

Un grupo de vecinos los escuchó y entró a la casa. Rompieron los vidrios, abrieron una puerta y los sacaron a tiempo. Así evitaron una tragedia. Los llevaron al Hospital de Niños donde fueron asistidos y quedaron bajo observación.

En el caso intervino la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia. Según las versiones de los vecinos, los hermanos estaban solos y encerrados. En la cocina había una hornalla encendida con una olla de comida que habría dejado la madre antes de salir con su pareja.