Le pidieron plata al menos a tres instituciones, pero la estrategia les duró poco y los detuvo la policía.

Tres masculinos oriundos de la ciudad de Morteros, fueron detenidos en territorio santafesino luego de comprobarse que pretendían estafar a entidades deportivas empleando el nombre de un árbitro de fútbol que nada tenía que ver con la maniobra.

Los llamados los recibieron las autoridades de los clubes Sportivo Rivadavia de San Genaro, Independiente de Centeno y Defensores de la misma localidad por parte de los sujetos que solicitaban una importante suma de dinero.

¿Qué argumento esgrimían los estafadores? Empleando el nombre de Diego Ramírez, árbitro de la liga regional donde participan los tres clubes, decían que tenían un familiar enfermo y que necesitaban efectivo a cambio de “favores futbolísticos” en los partidos.

Entre el dinero solicitado, a Sportivo Rivadavia le pidieron 30 mil pesos, a Defensores de Centeno 28 mil y a Independiente 25 mil pesos.

La detección de la maniobra llegó después de las denuncias sobre una banda también cordobesa que realizaba estafas telefónicas, pero diciendo a las víctimas que habían ganado un abultado premio en pesos que resulta que luego terminaba en el robo del dinero de la caja de ahorro o la cuenta corriente.

Pero el ardid duró poco. Desde uno de los clubes se comunicaron con Diego Ramírez que desconoció todo lo sucedido. Fue así que el caso se denunció en la Comisaría 6° de San Genaro y se decidió “hacer caer” a los estafadores.

Bajo la falsa promesa de entregarles el dinero, citaron a los sospechosos frente a un comercio y finalmente pudieron ser detenidos. En total fueron 3 los sujetos apresados, quienes quedaron a disposición de la Fiscalía.

Escuchá el testimonio de árbitro: