Dos hombres fueron apresados en Salvador de Bahía acusados de ser los autores del asesinato de Luis Daniel Barizone

Así lo confirmó el cónsul adjunto argentino, Santiago Trasmonte, quien precisó que las detenciones se produjeron en las últimas horas por personal de la División Homicidios de la Policía Civil (Investigaciones) del estado de Bahía.

Fuentes policiales aseguraron a la agencia de noticias Télam que los detenidos fueron identificados como Lucas Amancio de Souza (22), apodado “Chucky”, y Danilo Lima (18), conocido como “Novato”.

Los investigadores llegaron a los dos sospechosos en base a filmaciones de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de Salvador y tras la declaración de testigos.

Las fuentes explicaron a esta agencia que “Chucky” era un delincuente conocido en la zona ya que había sido detenido en seis oportunidades, acusado de los delitos de robo, hurto, portación ilegal de armas y tráfico de drogas, mientras que “Novato” no tiene antecedentes.

Tras ser interrogados, ambos admitieron haber participado en el hecho y dijeron que vendieron los dos celulares que les robaron a la familia argentina en el Farol de Itapuá, uno de los principales puntos turísticos de Salvador.

Por otra parte, el ministro de Desarrollo Social de Córdoba, Sergio Tocalli, confirmó en declaraciones periodísticas que el gobierno de esa provincia pagará los costos del traslado del cuerpo de Barizone. “Personalmente me he comunicado con la hija y decidimos colaborar con el traslado del cuerpo a la ciudad de Córdoba”, confirmó el funcionario provincial.

Al respecto, Daniela Barizone, hija de la víctima, agradeció al ministerio porque hará “la transacción para poder abonar lo que implica el traslado del cuerpo y los servicios fúnebres”.

La joven de 25 años contó que su padre “murió desangrado en la playa” luego de que dos delincuentes que estaban “sentados en unas piedras” los interceptaron para robarles sus pertenencias.

“Cuando me di vuelta estaba uno de los ladrones y mi papá como abrazados y me estaba acercando pensando que la situación estaba bajo control hasta que vi que le clavaron el cuchillo por la espalda”, relató la joven, quien lo recordó como un hombre que “amaba el mar y el deporte”.

“Me pegaron un tiro, me muero, me muero”

La esposa de Barizone explicó en declaraciones a la prensa que todo comenzó cuando anochecía y emprendían el regreso para su hotel y fueron sorprendidos por los asaltantes.

“Justo en ese momento mi marido me dijo ’vamos porque se está poniendo oscuro’ y se levanta para irse. Yo me di vuelta para ver si mi hija venía y ahí escucho a mi marido gritar ’socorro, auxilio, ayuda’”, aseguró Emilia Cano, la esposa del hombre asesinado.

Según su relato, cuando volvió la vista hacia su marido, observó que dos hombres morenos salían corriendo, pero uno de ellos regresó y comenzó a forcejear con ella para robarle la riñonera, donde llevaba su teléfono celular, el de su hija y unos 200 reales.

“Me quiere sacar la riñonera y me tira de la remera, me la rompe. Mi marido, vino de inmediato a socorrerme y tironearon los dos. En ese momento, le clavaron una faca”, dijo la mujer, quien agregó que se sacó la riñonera y se la tiró a los delincuentes para que se fueran.

“Mi marido empezó a gritar ’me pegaron un tiro, me muero, me muero’. Yo pedía socorro y no sabía que hacer. Vinieron dos hombres, que lo pusieron boca abajo y veo que había un orificio del cual sangraba mucho. Finalmente, a pesar de los esfuerzos de un equipo médico que llegó al lugar, mi marido murió”, explicó.