Inara tenía una pata necrosada y un cable alrededor de su cuello. “Lo abandonaron para dejarlo morir”, afirmaron desde el Santuario Equidad.

En el Santuario Equidad trabajan día a día para proteger a los animales. De los humanos, claro. Y, como sucede cada tanto, este fin de semana les tocó sufrir una pérdida: murió un perrito que habían hallado en muy mal estado.

“Lo encontramos mojado, temblando y con mucho miedo en una acequia. Tenía un cable de plancha atado a su cuello, lo abandonaron ahí para dejarlo morir”, indicaron desde la organización ubicada en Cruz del Eje.

“Por suerte la encontraron compañeros míos, había otros perros atacándolo. Estaba helado, hipotérmico. El cable era su ‘collar’. Estaba claro que lo habían abandonado“, señaló a eldoce.tv Santiago Zapata, integrante del Santuario.

El animal fue llevado el sábado a una veterinaria de la capital provincial. “Viajamos exclusivamente de Cruz del Eje a Córdoba para este tipo de casos graves”, contó Zapata. Pero su estado era irreversible. Falleció al día siguiente.

“Tenía una pata totalmente podrida. Se le hicieron curaciones y vendajes, pero por la infección no sobrevivió. Murió de un paro cardíaco. No estuvo ni un día acá”, indicaron desde la veterinaria Eva Inguerman a eldoce.tv.

“Murió acompañado, con calor, pero no fue suficiente para la cantidad de maltrato que recibió en tan poco tiempo”, destacó Santiago. “Nos consuela saber que antes de cambiar de plano pudo conocer el cariño, el respeto, el amor y la incondicionalidad de quienes todos los días trabajamos para erradicar la indiferencia, la apatía y la ignorancia emocional de la humanidad”, expresaron desde el Santuario Equidad en las redes sociales.

Antes de su muerte, dos voluntarias que lo cuidaron decidieron ponerle un nombre: Inara, que en árabe significa “rayo de luz”.

Fuente: El Doce TV