Según reveló la señal deportiva TyC Sports, los jugadores del Rojo fueron indicados por un testigo de identidad reservada en la causa que investiga la fiscal María Soledad Garibaldi.

Un testigo de identidad reservada indicó a la Justicia que dos jugadores profesionales de Independiente habían sido víctimas de la red de pedófilos que investiga la fiscalía de Avellaneday que tenía como principales damnificados a chicos de las divisiones menores.

Según reveló el programa “No todo pasa“, que se emite por la señal TyC Sports, un testigo de identidad reservada declaró ante la Justicia que los integrantes de la red de pedofilia actuaban “desde hace rato” captando a jugadores del club de Avellaneda, más que nada a los que vivían en la pensión.

En ese sentido, el testigo mencionó que un jugador del actual plantel que conduce Ariel Holan y otro que llegó a Primera División y fue transferido habían sido víctimas de los abusadores.

El testigo señaló a Martín Benítez, actual jugador del club “rojo” y a Ezequiel Barcos, transferido a la liga norteamericana, como víctimas de la red de trata de personas, según consta en la causa que se tramita en los tribunales de Avellaneda y que investiga la fiscal María Soledad Garibaldi.

Incluso el declarante involucró al empresario Leonardo Cohen Arazi de haber realizado fiestas con menores del club, una de ellas en 2016, en la que indicó que participó y que se había hecho en un restaurante.