Es oriundo de Colonia Caroya y está preso en Bouwer. Tenía miles de imágenes explícitas de menores y decenas de vídeos.

Una profunda investigación terminó con un hombre mayor de edad detenido por gravísimas imputaciones: se lo acusa por acoso virtual a niños y adolescentes (grooming), facilitación de representaciones sexuales de menores y tenencia de pornografía infantil.

La fiscalía de Instrucción de Jesús María, a cargo del fiscal Guillermo Monti, comprobó el modus operandi del hombre, que tiene domicilio en Colonia Caroya. Utilizando perfiles falsos en las redes sociales, contactaba a menores simulando ser también menor de edad para ganarse su confianza, y así obtener imágenes y videos sexuales. Las víctimas son de la provincia de Santa Fe y Buenos Aires y de países del exterior como Venezuela, México, Brasil y España.

Además, lo imputaron por “coacciones agravadas”: con más perfiles falsos, contactó a mujeres mayores de edad y a una menor y, mediante una engañosa oferta laboral para modelaje, obtuvo fotos y videos en ropa interior. Luego, las amenazaba con publicarlos si no filmaban más videos con contenido sexual.

En el operativo secuestraron 2.053 imágenes y 118 videos de menores de edad en situaciones sexuales explícitas.

En el procedimiento, del que también participaron el área de Cibercrimen del Ministerio Público Fiscal, Policía Judicial y Personal de la Departamental Colón, secuestraron 2.053 imágenes y 118 videos de menores de edad en situaciones sexuales explícitas, varios de ellos con la participación de mayores de edad.

El detenido

ElDoce.tv pudo conocer que el detenido, de quien no se publica el nombre para evitar exponer a las víctimas, trabajaba como chofer en el ámbito privado. Sin embargo, hay que aclarar que en su trabajo no se relacionaba directamente con niños.

Consejos para prevenir el Grooming

– Fijar pautas de uso de internet en hogares y escuelas.

– Concientizar a los niños sobre los riesgos de internet.

– Ubicar la computadora en ambientes de uso común.

– Enseñar el uso de la webcam y, en lo posible, mantenerla tapada.

– No revelar datos personales en las redes sociales.

– No instalar programas desconocidos.

– Informarse sobre aplicaciones de control parental en redes sociales y sitios de internet.