A 27 años del atentado a la Embajada de Israel en Argentina

En el marco del vigésimo séptimo aniversario del atentado a la embajada de Israel en nuestro país, la Justicia le solicitó al gobierno nacional elevar el grado de alerta y extremar todas las medidas de seguridad y prevención correspondientes, luego de que dos ciudadanos iraníes fueran arrestados por ingresar a la Argentina con pasaportes falsos de Israel.

Todo comenzó el pasado martes a las 10:20 de la mañana, cuando un hombre y una mujer entraron a la Argentina -provenientes de España- por medio del aeropuerto de Ezeiza, donde el control de Migraciones se percató de las falsificaciones en sus pasaportes y el caso se puso bajo investigación de la División de Lucha contra el Terrorismo de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia).

Luego de contactarse con la policía israelí para notificar lo sucedido, desde Israel confirmaron que los legítimos dueños de los pasaportes habían denunciado su hurto.

Efectivamente, los nombres fueron adulterados en los documentos, e inclusive, los datos estaban mal escritos con errores de ortografías en hebreo.

De esta manera, ante la confirmación de Interpol Israel de que esos documentos eran robados, la pareja finalmente fue detenida en un hotel situado en el barrio porteño de Balvanera.

Si bien ingresaron al país identificándose como Netanel Toledano y Rivka Toledano, las autoridades constataron que se trataba de Sajjad Samiel Naserani -ciudadano iraní de 27 años y oriundo de la ciudad de Rasht-, quien afirmó ser fotógrafo, y Mashoreh Sabzali -una mujer de 30 años nacida en Mashhad- de supuesta profesión arquitecta e ingeniera.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación, se expresó que el caso es delicado y complejo, más que nada, porque este hecho coincide con el aniversario número 27 del atentado contra la embajada de Israel en la Argentina, el cual sucedió el 17 de marzo de 1992.

En el arresto y allanamiento, los agentes secuestraron los pasaportes adulterados, dos teléfonos celulares y una cámara fotográfica que serán analizados por la División de Tecnología Aplicada de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Dirección General de Seguridad del Estado.

Por este motivo, el caso quedó radicado en el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº9, a cargo del juez Luis Rodríguez, en tanto que los dos ciudadanos iraníes quedaron detenidos.

“Ello indudablemente eleva el grado de alerta, y así entiendo imprescindible extremar todas las medidas de seguridad y prevención, con la puesta a disposición de todos los elementos técnicos y humanos”, expuso el juez Rodríguez al Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich.