Un episodio se dio en San Martín, donde la conductora atacó a martillazos un auto por considerar que circulaba a baja velocidad. Además, en Lanús Oeste una vecina rayó un coche que pertenece a una mujer embarazada

En dos hechos propios de la película “Relatos salvajes”, una mujer atacó a martillazos el auto de un hombre por circular a baja velocidad y “no dejarla pasar” en San Martín, mientras que en Lanús otra vecina rayó un coche que se encontraba mal estacionado en la cochera de un edificio, pero con autorización del consorcio para facilitarle el acceso a una embarazada de ocho meses.

Los curioso es que ambas situaciones de furia se dieron en el Día de la Seguridad Vial, en el que distintas entidades alertaron sobre la importancia de la educación a conductores para que no se produzcan este tipo de secuencias, además de otras relacionadas al uso del cinturón y el respeto de las normas de tránsito. “Si vos vas a 20 kilómetros por hora, te corrés para que yo pase”, le lanzó una mujer que manejaba una camioneta en la localidad bonaerense de Villa LynchSan Martín, luego de haber tomado un martillo y estrellarlo en el capot de su vehículo.

Todo comenzó en la calle Rosales al 4000, cuando el conductor, de nombre Federicobajó la velocidad de su auto porque vio que el camino presentaba un pozo, momento en el que otro coche le pasó por al lado y, según denunció, le provocó un rayón.

Frente a esto, el hombre de 55 años la siguió durante una cuadra para pedirle los datos de su seguro, cuando vio que la mujer frenó de repente, se bajó con la herramienta en la mano y fue directo hacia él. “¿Qué te pasa que me sacás fotos? Si andás a 20, te corrés y yo paso a 40 que me corresponde, pedazo de puto”, se escucha decir a la furiosa conductora en el video que grabó la víctima.

En declaraciones televisivas, Federico expresó: “Pensé que me iba a matar, estaba fuera de sí. Se acercó y, sin mediar palabra, me rompió el espejo retrovisor con un martillo. Sentí mucho miedo, estaba muy nervioso. Lo que más me preocupó es que mi ventanilla estaba baja, pensé que me iba a matar”.

“Me increpó por circular a 20 kilómetros. Intenté explicarle que la calle estaba rota, pero no me dejó”, relató el hombre y explicó: “Ella siguió gritando, me insultó y me destrozó el capot con otro martillazo. Luego, se subió al auto y se escapó en contramano”, aseguró Federico, cuya denuncia llegó a la justicia y fue radicada en la Fiscalía de turno en San Martín.

En cuanto al otro suceso, que tuvo lugar en un edificio de Riobamba y Vélez SársfieldLanúsOeste, se inició a raíz de un vehículo mal estacionado, con la salvedad de que esa maniobra fue habilitado por miembros del consorcio para no dificultar la movilidad de una mujer embarazada. Es que el dueño del auto le avisó a las autoridades del edificio que iba a mantenerlo en ese lugar por unos momentos. Sin embargo, cuando la vecina vio ese episodio, sin consultar con los encargados, se acercó al coche y lo rayó.

La mujer fue identificada ya que el dueño del vehículo es asesor del Departamento de Seguridad de Lanús y consiguió las imágenes de la cámara de seguridad, por lo que solicitará un resarcimiento a la autora del hecho, con quien aparentemente el matrimonio tenía buena relación.

Incluso, algunos frentistas manifestaron que no es el primer ataque de la mujer con esas características, sino que había perpetrado otros similares en el barrio porteño de Villa Lugano.