Por el hecho está detenido y bajo proceso un joven de 26 años oriundo también de esa ciudad. Los engaños se dieron a través de Facebook.

De a poco, y mientras transcurre el proceso en contra de un joven de 26 años, oriundo de Laboulaye por grooming o acoso por Internet, se van conociendo detalles escabrosos sobre cómo sucedieron los hechos contra un menor de 15 años.

Según los datos publicados este viernes por el diario Puntal, la víctima habría sido violada al menos en cincuenta ocasiones en un lapso de cuatro meses, bajo extorsión y amenazas por parte de su abusador de difundir fotografías íntimas

Todo comenzó cuando Emanuel Dalmasso, de 26 años, se hizo pasar como mujer por Facebook y logró convencer a un menor de mantener relaciones “jugadas u osadas”, según publica ese medio este viernes.

Cuando logró convencer al menor le dijo que se tenía que encontrar con otro joven (que era él) en su domicilio de calle Belgrano 376, para explicarle algunas cuestiones para los futuros contactos.

En ese encuentro, el joven le sacó varias fotos mientras mantenían relaciones sexuales, ya que era una de las condiciones que establecía la mujer para tener sexo.

Al segundo encuentro, la víctima descubrió que todo era un engaño, pero Dalmasso comenzó a extorsionarlo con que iba a entregarles las fotos a sus padres o publicarlas en las redes sociales.

Durante diciembre de 2017 hasta abril pasado fueron permanentes las relaciones sexuales carnales entre el imputado y el menor, siempre hostigándolo.

El imputado es nieto de la mujer acusada por el crimen de hace seis años que conmovió a los vecinos de Laboulaye. La mujer cumple prisión domiciliaria allí. A partir de este caso, los vecinos de Laboulaye llaman al lugar como “la casa del terror”.

El menor, agobiado por las extorsiones y los sometimientos sexuales de que era víctima, decidió contar lo que le estaba pasando a sus padres, quienes realizaron al denuncia policial que derivó con la detención del joven.

 Dalmasso se negó a declarar esta semana ante el fiscal Enrique Berger, quien lleva adelante la causa.

El joven está imputado de “corrupción de menores agravada” y “acoso sexual virtual a menores”,por lo que desde hace una semana se encuentra detenido en la cárcel de Río Cuarto.