El pontífice aprobó una nueva postura ante la pena capital y ordena a la Iglesia abolirla en todo el mundo.

El papa Francisco aprobó hoy la modificación del Catecismo católico para declarar “inadmisible” la pena de muerte y ha indicado el compromiso de la Iglesia en animar a su abolición en todo el mundo, informó la Santa Sede.

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria Ferrer, señaló en un comunicado que ha sido autorizado por el pontífice para introducir la nueva postura ante la pena de muerte, recogida en el artículo 2.267 del Catecismo católico.

En el nuevo texto se subraya que “la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.