Atilio Costa Febre vibró y sufrió con River anoche ante Gremio. Y tuvo su desahogo, al borde de las lágrimas, en el gol de Pity Martínez que le dio la clasificación al equipo Millonario.

Me quiero morir, Dios Santo…La Justicia Divina lo iba a castigar a Gremio. Dios Santo mío, no puedo más, abrazame, no puedo más, el Pity Martínez se los gach… a los brazucas, no me da más el bobo, en la noche más inolvidable como relator de fútbol”.