Gozaba de libertad condicional pero no podía salir del país. Se mostró en las redes sociales y lo capturaron.

Facundo “Sapo” Ciarlo vuelve a ser noticia tras aquella catarata de estafas por las que saltó a la fama: ahora está detenido en una cárcel de Moscú. Fue después que la justicia detectó que se fue al Mundial sin pedir permiso y resolvió revocar su libertad condicional y pedir su captura nacional e internacional.

El pedido fue firmado por la jueza penal Marcela Pérez, de la oficina judicial de Puerto Madryn. Las autoridades rusas lo detuvieron después del partido Argentina-Francia. Antes, el mismo Ciarlo había promocionado su estadía en el mundial a través de mensajes y fotografías.

Fiel a su estilo exhibicionista, Ciarlo se mostró en los estadios de Rusia a través de las redes sociales. Y no tardó en ser detectado por las autoridades que ahora lo harán volver del mayor evento del fútbol mundial a un calabozo.

Gozaba de libertad condicional desde el 7 de julio de 2017. Su condena expira el 4 de noviembre de este año. En este viaje a Rusia dejó huellas en todos lados. Hasta en migraciones. Nadie sabe cómo lo hizo ya que tenía prohibición de salir del país. También envió mensajes a algunos amigos.

“Sapo” cobró notoriedad en 2016 cuando se descubrió que era un estafador con tarjetas de créditos robadas. Con ellas compraba pasajes aéreos y paquetes turísticos que después revendía. Fueron víctimas de estas maniobras desde un marinero (clave para descubrirlo) hasta el grupo de rock nacional La Renga.

En la resolución del pedido de captura la jueza es clara: se lo detectó mediante fotografías y otras pruebas presenciando el mundial de fútbol que se está desarrollando en Rusia violando todas las restricciones de su libertad condicional.

Ciarlo tenía una empresa llamada “The Frog Travel”. A través de ella realizó una estafa de más de 10 millones de pesos. Con ese dinero se daba todos los gustos. Era amante de los autos de alta gama y también de posar con celebridades. Se lo vio en fotografías junto a Diego Maradona, el desaparecido Ricardo Fort y también con Bono, el líder del grupo U2, No trabajaba solo.

Tenía dos cómplices que también fueron detenidos: Roberto “Cabezón” Curia y César “Coco” Barlocco quienes fueron detenidos en un trabajo conjunto por la policía de Chubut y de Buenos Aires.

La investigación se inició en la ciudad de Puerto Madryn y por la denuncia de un marinero de un barco pesquero. Luego de estar tres meses en alta mar recibió el resumen de su tarjeta con gastos de 100.000 pesos. Entre ellos figuraban compara de pasajes aéreos y paquetes turísticos. Fue la punta del ovillo para la caída de “Sapo”.

Una vez detenido aceptó un juicio a prueba reconociendo los ilícitos. Se lo condenó a tres años de prisión, pero el año pasado logró la libertad condicional. Disfrutando de ella se lo vio en Mar del Plata y otros lugares haciendo ostentación de dinero, bellas mujeres y personalidades. Ahora, lo traerán de Rusia para que los próximos meses los pase en una celda.