Los casos de suicidio en la adolescencia se triplicaron en los últimos 30 años

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó este jueves en Buenos Aires un estudio en el que demuestran que el suicidio es la “segunda causa de muerte de los chicos argentinos que tienen entre 10 y 19 años”, mientras que la primera corresponde a accidentes viales.

Según el estudio “Suicidio en la adolescencia. Situación en la Argentina”, los casos de suicidio en la adolescencia se triplicaron en los últimos 30 años. La cifra ascendió a 12,7 cada 100.000 adolescentes entre los 15 y los 19 años, y hoy constituye la segunda causa de muerte en la franja de 10 a 19 años.

El informe precisa que las provincias con “tasas de muerte autoprovocada más elevadas entre 2015 y 2017 fueron Salta, Catamarca y Jujuy”. También, aclara que a pesar de que los datos sobre tentativas de muerte por voluntad propia muestren que las mujeres tienen más intentos que los hombres, existe una mayor cantidad de decesos entre los varones.

Fernando Zingman, director del estudio, apuntó: “Hace tiempo que los números avisan este aumento. Sin embargo, no tienen lugar suficiente en la agenda. Con este trabajo, queremos contribuir al diseño de políticas públicas desde la racionalidad”.

El informe fue elaborado por investigadores del área de salud y sociólogos de Unicef Argentina, a partir de entrevistas a expertos en el tema y funcionarios nacionales y provinciales que “registran y elaboran estadísticas sobre mortalidad”.

También entrevistaron a allegados de casos de suicidio y adolescentes que tuvieron tentativas, con el objetivo de realizar una “autopsia psicológica” sobre este proceder.

Es un “estudio inicial, sus resultados no son extrapolables”, advirtió el médico, y destacó que se diseñó una muestra “representativa con los datos a los que se pudo acceder”. En ese sentido, indica que los datos disponibles en los certificados de defunción sólo permiten analizar el nivel de educación de los y las adolescentes, y que “entre los chicos con menores niveles de educación se observan mayores tasas de suicidio”.

El informe revela que la muerte autoprovocada nunca es el resultado de un solo factor o hecho. No obstante, advierten que pueden identificarse algunas causas que, combinadas con otros factores, podrían llevar a una conducta suicida.

Entre otras, la ausencia de personas significativas o instituciones que puedan contener, sostener, proteger y acompañar a los chicos y las chicas en su desarrollo psicosocial. Lasdificultades para cumplir con los estándares sociales aceptados al momento de atravesar la transición de la juventud a la adultez, el padecimiento mental no atendido y el abuso sexualson otros factores que podrían precipitar la decisión de quitarse la vida.

“Es necesario implementar políticas públicas preventivas e implementar la capacidad de las personas adultas que integran escuelas, servicios de salud, servicios de protección, fuerzas de seguridad y organizaciones comunitarias para que tengan las herramientas necesarias para contener y brindar asistencia”, destacó Zyngman.