Rurik Gislason ingresó en el segundo tiempo del partido contra la Selección y enamoró.

El partido entre la Selección argentina e Islandia estaba empatado 1 a 1 cuando un particular detalle en el segundo tiempo volvió al encuentro mucho más interesante, al menos para las redes sociales. Rúrik Gíslason ingresó a los 63 minutos en lugar de Johann Gudmundsson y rápidamente se convirtió en furor por su belleza. El volante islandés tiene 30 años -nació el 25 de febrero en Reikiavik- y es jugador del SV Sandhausen de la Segunda División de la Bundesliga. Su metro ochenta y cuatro, ojos claros y pelo rubio enamoró a las argentinas, que no tardaron en seguirlo en su cuenta de Instagram donde previo al partido no llegaba a cien mil seguidores y tres horas después casi alcanzó los 140 mil. (ELONCE)