Es un estudio clave para la prevención temprana del cáncer de mama, que causa en el país alrededor de 5.600 muertes por año. De acuerdo a los expertos, en la Argentina una de cada ocho mujeres va a sufrir la enfermedad.

En la Argentina, tres de cada diez mujeres de entre 40 y 70 años nunca se hicieron una mamografía, un estudio fundamental para la prevención temprana del cáncer de mama, enfermedad que causa alrededor de 5.600 muertes por año en el país.

Si bien el número de estudios aumentó respecto de años anteriores, la problemática sigue vigente y, de acuerdo con el cálculo de los expertos, en la Argentina una de cada ocho mujeres va a tener cáncer de mama.

La falta de tecnología, escasez de médicos especialistas y la ausencia de leyes que incentiven a las mujeres a realizarse mamografías son sólo algunos de los factores que impiden un diagnóstico efectivo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), se detectan alrededor de 20 mil nuevos casos de cáncer de mama por año en el país, en promedio dos nuevos por hora.

Según estas organizaciones, en el país el 32% de las mujeres de entre 40 y 70 años nunca se hizo una mamografía. Esto sucede, según los informes, en parte, porque a medida que nos alejamos de los centros urbanos disminuye el acceso a un diagnóstico de calidad.

El equipamiento no es suficiente, ya que el 75% de los equipos del país son de tecnología antigua -analógicos-, y muchas mujeres carecen de recursos para trasladarse a las ciudades todas las veces que el sistema de salud requiere.

Es decir, llegan tarde a un resultado que pueden obtener en 48 horas.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Argentina ocupa el segundo lugar en riesgo de decesos por cáncer de mama en América Latina, ya que “mueren alrededor de 20 mujeres por día a causa de esta enfermedad”, aseguraron desde Fundación Telmed.

Con el objetivo de revertir esta situación, la Fundación creó Mamotest, la primera red de telemamografías que permite acercar a aquellos sectores más vulnerables un diagnóstico mamario de calidad con lo último en tecnología y médicos especialistas en el tema.

Desde que inauguraron el primer mamógrafo, se donaron más de 10 mil mamografías y más de 30 mil mujeres ya fueron diagnosticadas por año.

En la actualidad cuentan con 10 centros en el interior -Jujuy, Misiones, Corrientes y Chaco- y este mes desembarcan en Buenos Aires.

Su nueva sede será en la Estación de Constitución, convirtiéndose en el primer centro de diagnóstico mamario que se instalará en una estación de trenes en el mundo: será inaugurado el jueves 18 de octubre a las 12:00, con un evento que reunirá a distintas famosas y a la orquesta del Teatro Colón, por primera vez en un mismo escenario y de forma gratuita.

A partir del trabajo de la Fundación, se logró que en Corrientes, Jujuy y Misiones se apruebe una ley que permita a las mujeres tomarse un día de licencia al año para poder hacerse los estudios ginecológicos necesarios: papanicolau, mamografía y colposcopía.

Ahora, en conjunto con Andy Clar, está impulsando que la sanción de esta ley se haga extensiva a todo el país: “Creemos que todas las mujeres deben tener igualdad de acceso a un diagnóstico mamario de calidad, sin importar la condición socioeconómica en la que se encuentre. Es otra manera de democratizar el acceso a la salud”, afirmó la directora de Fundación Telmed, Natalí Kliksberg.

Por su parte, el director y fundador de Mamotest, Guillermo Pepe, señaló que “muchas veces las mujeres tienen que recorrer enormes distancias para acceder a los centros de salud de calidad y, como consecuencia, llegan a la consulta con la enfermedad en un estado muy avanzado. Es una situación con la que también se puede contribuir desde la legislación”.

El 80% de los médicos especialistas están en las grandes ciudades del país, según informaron desde Telmed.

Para combatir este grave problema social y disminuir las muertes por cáncer de mama a partir de la concientización y la detección precoz fue que se recurrió a la telemedicina justamente, donde los chequeos se realizan en centros periféricos del país y los especialistas realizan el diagnóstico desde el lugar donde estén en forma inmediata.

“En cada una de estas sedes contamos con mamógrafos 3D y digitales y técnicos radiólogos que envían las imágenes a los médicos especialistas por internet, quienes diagnostican en menos de 24 horas. El plan es replicar el modelo en otros países de la región y salvar cada vez más vidas”, explicó Pepe.