El dato fue revelado por Rachel Holway, responsable de la organización civil Alerta Vida. “Argentina es el primer productor de material pedófilo”, denunció. Le apuntó a Instagram.

El histórico fallo de 35 años de prisión para un individuo que acosó sexualmente a más de veinte niñas por redes sociales colocó en la superficie una problemática nacional absolutamente espeluznante. Es que se calcula en más de 100 mil los adultos en Argentina que se contactan con menores vía Facebook, Instagram, WhatsApp y otras plataformas digitales utilizando engaños, amenazas o violencia psicológica, para de esa manera conseguir material fotográfico o audiovisual sexual, que luego trafican al exterior.

“Sólo en 2018, las autoridades policiales argentinas y entidades del exterior, como el FBI, detectaron más de 50.000 fotografías y videos con víctimas menores de edad que salieron de máquinas en Argentina. Este año cierra con un número mucho mayor. No es un dato menor, porque nuestro país se convirtió en el primer país productor de material pedófilo. Es otra de las consecuencias del accionar de la administración nacional saliente, porque se disolvieron los equipos para prevenir hechos de grooming en redes sociales. Todo se vació y aquí estamos, con más de 100 mil perversos actuando en redes, causando un daño irreparable, y comercializando material con niñas, niños y adolescentes explotadas sexualmente”, dijo Rachel Holway, titular de la organización civil Alerta Vida.

Tal como informó DIARIO POPULAR, el importante fallo condenatorio se registró en Bariloche, contra un hombre que se dedicaba a contactar especialmente niñas de 11 años, para mediante engaños ganar su confianza, ya que se hacía pasar por chicas de la misma edad. Luego mostraba sus verdaderas intenciones, obligándolas a que se fotografiasen o filmasen desnudas, también en actos sexuales. El pervertido utilizaba justamente Facebook, Instagram y WhatsApp. “Para todas las víctimas el mundo pasa por el mundo digital y ser expuestos en ese ámbito generó sus mayores temores y vulnerabilidad”, dijeron los magistrados en el fallo, ya que el pedófilo amenazaba con realizar “escraches” si no accedían a sus pedidos. Se cree que hay más víctimas del ahora condenado que aún no lograron vencer el miedo para sumar sus denuncias.

“Realmente celebramos el fallo en Bariloche, que está basado en muchas cuestiones que venimos informando y haciendo foco desde hace muchos años. Haciendo notas periodísticas, generando espacios de capacitación, armando los equipos para cazar pedófilos, que lamentablemente no pudimos sostener porque el gobierno anterior nunca colaboró. Hay un esquema con agentes policiales y judiciales que se comprometen con este flagelo del grooming. El fallo reciente es un ejemplo. Tienen que venir muchos más”, dijo Holway.

La especialista de Alerta Vida comentó que el trabajo de la organización, pionera en Argentina y el mundo entero, comenzó en el año 2011 cuando se descubrió la presencia de pedófilos haciéndose pasar por niños en un chat de la página web de Disney. Un año antes, el FBI ya había detectado movimientos similares en distintas plataformas. En Estados Unidos se descubrió a personajes de la política implicados en el tráfico pedófilo y hasta tienen condenas. Aquí es más lento.

“Hace más de una década que empezamos a desarrollar escuadrones de personas especializadas en descubrir actividades pedófilas en internet. Demostramos que había una enorme cantidad de pedófilos en la red. Encontramos las falencias y las debilidades de las diferentes redes. Hoy estamos observando a una red social muy utilizada como Instagram. En su momento cuestionamos a Facebook, que fue bajando los niveles de presencia perversa, porque hicieron un trabajo interesante, aunque falte. Lo interesante es que se va generando una conciencia sobre el problema. Justamente reflejado en el fallo de Bariloche, que tracciona positivamente para que otros tribunales se animen a condenar”, dijo Holway.