“El consumidor está cambiando. Tiene que destinar mayor cantidad de sus ingresos a pagar las nuevas tarifas, está pagando la cuota de un auto/moto y hasta ahorrando para un crédito hipotecario. Eso le resta ingresos a los consumos “suntuosos” o no imprescindibles, como pueden ser las bebidas alcohólicas, según los especialistas”.

“Se estandarizó la industria de bebidas. Coca-Cola en gaseosas, Danone en aguas, Quilmes (con el respaldo de la mayor multinacional cervecera del mundo) en cervezas. En cambio, las bodegas somos 450, tenemos otra propuesta que no es ‘estandard’, sino más sofisticada y pertenecemos a la economía agrícola, que tiene sus propias reglas”, desentraña Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina en diálogo con Horacio Lucero en “Bicho de Ciudad” por RVM AM 930 + FM 93.3