El acusado estaba condenado por robo en 2014 y en un mes iba a alcanzar la libertad condicional; sin embargo, una llamada anónima reveló que era el autor de un sangriento asalto, donde murió un jubilado.

Cambió su identidad y engañó a la Justicia para cumplir una condena menor, pero cuando le faltaba un mes para acceder a la libertad condicional, una llamada anónima alertó que su identidad era falsa: su nombre no era Carlos Alberto Rodríguez, sino Julián Adrián Alegre, el líder de una banda que había cometido un asalto a un camión blindado y mató a un jubilado.

Hasta hace cinco días era el único prófugo de la banda que asesinó al hombre de 75 años e hirió a tres embarazadas durante el asalto a un camión blindado en la puerta de un banco, en Moreno, ocurrido el 20 de enero de 2014.

Según informó La Nación, a Julián Alegre lo buscaron durante cinco años por el sangriento asalto en el que fue asesinado Francisco Figueroa, de 74 años, quien esperaba para cobrar su jubilación en la puerta de la sucursal Moreno de Banco Supervielle, cuando quedó en la línea de fuego de los delincuentes que disparaban contra los custodios del transporte de caudales que debía reponer dinero en la mencionada entidad.

Durante cinco años nadie advirtió que el único integrante de la banda que asesinó al jubilado e hirió a tres embarazadas que faltaba detener, en realidad, estaba preso con un nombre falso. Tampoco nadie se dio cuenta de que el asaltante al que sometieron a juicio en los tribunales de Mercedes por un violento robo contra una familia de Exaltación de la Cruz no era Carlos Alberto Rodríguez.

Cuando fue detenido, el 16 de enero de 2015, por el robo agravado por el uso de armas y por utilizar a un menor, el acusado les mostró a los policías un documento a nombre de Carlos Alberto Rodríguez. Sin embargo, nadie comparó, ni en ese momento ni después, las huellas de las fichas del detenido con la base de datos del Registro Nacional de las Personas (Renaper).

El asaltante sabía que si lograba ocultar su verdadera identidad podría recuperar la libertad en cinco años. En cambio, si descubrían quién era, pasaría el resto de su vida preso. Su nombre falso no registraba los mismos antecedentes penales que tenía Julián Fabián Alegre, buscado por el homicidio del jubilado Figueroa y especialista en disparar con el fusil FAL contra blindados.

Entonces, el falso Rodríguez propuso ser sometido a un juicio abreviado. Así, al admitir que asaltó y tomó de rehén a una familia en Exaltación de la Cruz, el acusado logró que el Tribunal Oral N° 4 de Mercedes le aplicara una pena de ocho años y medio de prisión. Se trató de una condena sensiblemente inferior a la que le hubiera correspondido si lo sometían a un juicio oral tradicional.

Para sostener la mentira, Alegre alertó a su entorno y a su familia que cuando lo fueran a visitar al penal de Campana preguntaran por el preso Rodríguez. De acuerdo con el legajo de la ejecución de la condena, al falso Rodríguez le faltaba menos de un mes para poder acceder a la libertad condicional. Una llamada anónima recibida en septiembre pasado, en el número de emergencias 911, alertó que el preso detenido en el penal de Campana como Carlos Alberto Rodríguez, en realidad, era Julián Adrián Alegre.

A partir de este dato, la fiscalía general de Moreno designó a un grupo de instructores judiciales, supervisados por el secretario Ezequiel Freydier, para que investigaran la veracidad de la denuncia.

Al consultar con el personal del Servicio Penitenciario Bonaerense, los funcionarios del Ministerio Público confirmaron que Rodríguez estaba detenido en la cárcel de Campana. Aunque no figuraba nada en los registros sobre el mencionado Alegre. Entonces, había que probar que Rodríguez era Alegre.

Para lograr dicho objetivo, los funcionarios del Ministerio Público convocaron a personal de la Dirección de Inteligencia del Servicio Penitenciario Bonaerense, del Registro Nacional de las Personas y de la Dirección de Información Criminal de la Superintendencia de Inteligencia Criminal de la policía bonaerense.

Al mismo tiempo, se designó una comisión policial que verificara el último domicilio del imputado.

Además de cotejar las huellas dactilares, los investigadores de la fiscalía de Moreno recurrieron a un reconocimiento visual. Advirtieron que el falso Rodríguez tenía una herida de bala en el muslo izquierdo. Dicha lesión se produjo durante el tiroteo con los custodios del camión blindado asaltado en la puerta del banco situado en Nemesio Álvarez al 200. Otro de los elementos que permitieron identificar a Alegre fue un tatuaje con el nombre de la pareja. Ese dato fue consignado en la llamada anónima que alertó sobre la verdadera identidad de Rodríguez.

El informante que llamó al número de emergencias 911 indicó que la pareja de Alegre se llamaba Laura Barboza. Al revisar al preso que se hacía llamar Rodríguez, los investigadores judiciales observaron que por encima de la línea de la rodilla derecha el sospechoso tenía un tatuaje con la leyenda “Laurita” y en la pierna izquierda, a la misma altura. se tatuó “Barboza”.

Además, los investigadores tomaron las huellas digitales que fueron cotejadas con la base de datos del Renaper. Así los peritos de la Superintendencia de Policía Científica confirmaron que el mencionado, Rodríguez, en realidad era Julián Adrián Alegre, alias Tuli.