Un documental a cargo de la cadena de noticias, investiga a fondo el accidente. Incluye testimonios y detalles inéditos.

El 28 de noviembre de 2016, el vuelo 2933 de la aerolínea boliviana LaMia, nunca llegó a destino y desencadenó una de las mayores tragedias en la historia del fútbol. El saldo: 71 muertos y sólo 6 sobrevivientes.

 

En el avión viajaba el equipo brasileño de Chapecoense, rumbo a la primera final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional, en Medellín, Colombia. Pero la aeronave cayó por falta de combustible y se estrelló con 77 ocupantes.

 

A un año y medio del siniestro, una investigación encabezada por el periodista español Francho Barón revela las claves más siniestras del accidente: una aerolínea inundada de irregularidades y preguntas que permanecen aún sin respuesta. Barón es corresponsal de CNN en español, en Brasil, desde enero del 2013. Cuenta con una amplia experiencia como corresponsal internacional: trabajó para el diario El País (España), National Geographic, Cadena SER (Brasil), Deutsche Welle y RFI (Radio France Internationale).

 

“Cuando se produce el accidente, desplegamos equipos en Colombia y yo me trasladé a Chapecó para tomarle temperatura al caso y entender si valía la pena o no entrar en una cuestión de investigación más a fondo. A partir de enero del año pasado comienza la investigación en el sentido estricto de la palabra, y se prolonga a lo largo de todo un año”, contó Barón.

 

Ese es el punto de partida del documental “Chapecoense: las claves oscuras del siniestro”, una producción exclusiva de DocuFilms de CNN. Será emitido este mes en diversas plataformas: CNN en Español, Esporte Interativo, I.Sat, TNT Sports y TruTV.

La investigación se llevó a cabo en seis países (Bolivia, Colombia, Venezuela, Brasil, Argentina y China) y cuenta con más de 60 fuentes. “El documental está muy pegado a hechos, no especulamos ni un milímetro. Todo lo que se ve ha sido confirmado por varias fuentes y no dejamos ni medio margen de error”, afirmó Barón.

 

El informe dura una hora e incluye testimonios estremecedores y detalles inéditos. Así lo pudo corroborar Clarín, que accedió a la presentación realizada en las oficinas de Turner en Argentina. Están los testimonios de dos sobrevivientes: el arquero brasileño Jackson Follman (le amputaron la parte inferior de su pierna derecha) y la azafata boliviana Ximena Suárez.

En las imágenes, se puede apreciar -entre otras cosas- el descenso del plantel de la Selección Argentina del mismo avión que se estrelló en Cerro Gordo (Colombia). Fue en dos viajes realizados a Belo Horizonte, cuando el equipo argentino disputó los partidos con Brasil por las Eliminatorias mundialistas. También está el testimonio de Armando Pérez, el interventor de la Comisión Normalizadora de la AFA, que contrató los servicios de la empresa boliviana. En los registros se estableció otra gran cantidad de vuelos que se realizaron con una carga de combustible por debajo de la reglamentaria.

 

Una de las incógnitas que busca descifrar la investigación, es la negligencia del piloto -y uno de los dueños de la empresa- Miguel Alejandro Quiroga y del copiloto Fernando Ovar Goytia, quienes nunca notificaron el estado de emergencia al control de tráfico aéreo. Ambos murieron en el accidente.

Las conversaciones de los pilotos dejan en evidencia que eran conscientes de que la cantidad de combustible no era suficiente para llegar a destino: el Aeropuerto Internacional José María Córdova de Rionegro, que sirve a la ciudad de Medellín. El avión había despegado desde Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

 

Pero en lugar de buscar un aeropuerto alterno cuando el sistema de seguridad de la nave emitió dos alertas de bajo combustible, unos 40 minutos antes del impacto, decidieron seguir hacia de Rionegro a pesar de contar con dos opciones más cercanas: uno en Bogotá y otro en Cali.

Varios sitios especializados en investigación (uno de ellos el sitio sinfaltapy, de Paraguay) señalaron que el avión no se habría desviado de su trayecto porque “era utilizado para llevar droga”. Esta teoría no pudo ser corroborada por la investigación de CNN.

 

“No tuvimos la posibilidad de verificar al ciento por ciento la veracidad de esa información. Por lo tanto, más allá de la documentación que hemos recibido y del testimonio de varias personas que nos aseguraron que eso es así, no pudimos determinarlo a través de fuentes oficiales”, le confesó Barón a Clarín.

 

El documental, además, cuenta con testimonios reveladores de Gustavo Vargas Gamboa (Director de LaMia) y de su hijo Gustavo Vargas Villegas, quien siendo director del Registro Aeronáutico Nacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) autorizó en 2014 la importación y matrícula provisional del avión de la aerolínea. Ambos están detenidos en Bolivia. “Esta empresa gozaba de privilegios porque no se la fiscalizaba, no se la controlaba”, dice Vargas Gamboa para remarcar las fluidas relaciones fluidas entre la empresa y el gobierno de Evo Morales.

También está el testimonio de Ricardo Alberto Albacete Vidal y la fotografía de su hija Loredana Albacete, los dos venezolanos que son sindicados como “los verdaderos dueños” de la empresa que intentó crearse en Venezuela y terminó cristalizando su nacimiento en Bolivia. Finalmente, aparece un misterioso personaje de nacionalidad china: Sam Pa, de quien no se sabe si está detenido en su país y es quien habría adquirido LaMia, aunque la operación no terminó de concretarse.

 

Las fechas de estreno

 

CNN en Español: domingo 10 de junio a las 21.

TruTV: viernes 8 de junio 23.45.

TNT Sports: viernes 8 de junio a las 22.

Esporte Interativo: viernes 8 de junio a las 21.

I.Sat: sábado 9 de junio a la 1.