Con la conducción de Horacio Lucero

Martes 22 de agosto | 15:38

De lunes a viernes
de 6 a 8 de la mañana
Domingos de 9 a 13

Facundo Manes: “El cerebro es la clave de la revolución del conocimiento”

0001520559El reconocido neurólogo y neurocientífico, rector de la Universidad Favaloro, considera que los argentinos tenemos que prestar atención a nuestros “sesgos mentales” y, como sociedad, ejercer un rol más activo para superar las dificultades actuales.

El neurólogo Facundo Manes, rector de la Universidad Favaloroy director del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), está convencido de que la neurociencia puede dar “soluciones concretas a los problemas del país”, planteó que “la sociedad civil debe estar más activa para cuidar los cerebros” afectados por el impacto dañino de “la pobreza y la malnutrición”. También aseveró que la más eficaz y perdurable herramienta para el desarrollo “no es únicamente el crecimiento económico sino una revolución educativa y del conocimiento”.

En una entrevista exclusiva con DIARIO POPULAR, Manes sostuvo que si se explora desde la neurociencia el cerebro se aprecian “modelos o sesgos mentales” determinados que influyen en el comportamiento.

Manes, investigador del CONICET y que ha publicado más de 190 trabajos científicos de su especialidad en revistas intencionales como Brain, The Lancet Neurology y Nature Neuroscience, indicó en ese sentido que “vivimos en automático más de lo que creemos” porque “no podríamos tomar decisiones analíticas a cada momento”. Esa característica no excluye, obviamente, al cerebro de los argentinos que en el marco de esos modelos mentales “muestran muchos aspectos positivos” como por ejemplo “la sensibilidad por los más vulnerables. De hecho -añadió- nuestra comunidad es muy solidaria en situaciones de crisis y vulnerabilidad social”.

Pero, según dijo, también existen aspectos negativos en estos sesgos. “Vivimos concentrados en el día a día. Una comparación aplicable para esto -señaló- es pensar que nos movemos dentro de una guardia de hospital, que intenta resolver la urgencia del momento”. La resultante de esta problemática es “que no tenemos una mirada a largo plazo”, lo que atribuye “a las crisis que nos llevaron a afrontar las urgencias sin darnos la posibilidad de pensar la Argentina del futuro”.

Capital mental argentino

Frente a esa circunstancia, la propuesta de Manes, quien también dirige el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, es abrir un nuevo paradigma, “cuidar el capital mental de los argentinos”, y destacó que “hacen falta desafíos a largo plazo” que incluyan “ayudar a los que más necesitan y que esa responsabilidad recae en el Estado y también en quienes tenemos las necesidades básicas satisfechas”.

Acerca de las condiciones sociales extremas, Manes hizo hincapié en que diversos estudios científicos “demuestran que la malnutrición y la desnutrición tienen un impacto negativo en el cerebro”.

Al profundizar sobre esa cuestión, subrayó que “el arma mejor para enfrentar esa realidad no es el crecimiento económico sino la revolución educativa y del conocimiento”.

Es que para Manes “la sociedad civil debe tener una responsabilidad más activa, que no solo es votar sino ocuparse en cuidar los cerebros todos los días”.

Pensar el futuro

En esa responsabilidad que debe tener el argentino en procura de buscar un camino más eficiente para el desarrollo, el neurólogo dijo que “la respuesta para afrontar esa instancia son las instituciones fuertes y transparentes”.

En su opinión, Argentina tiene “instituciones débiles y muchas veces corruptas que no son independientes del poder político. La herramienta para modificar este panorama es el conocimiento”.

A criterio de Manes, “las políticas públicas deben convertirse en políticas de Estado” y éstas, enfatizó, “suelen ser incompatibles con las necesidades electorales”.

“Si los argentinos no planeamos nuestro futuro, no va a haber desarrollo para nosotros”, precisó y desde ese plano que invita “a los argentinos a pensarnos para discutir y definir la argentina de las próximas generaciones”.

“En todo caso -concluyó- la educación de calidad y el cuidado del cerebro son dos cuestiones centrales que hacen a la responsabilidad de todos”.

Por Sergio Tomaro

 

Comentarios

Comentarios