Ocurrió en Aerolíneas Argentinas. Filmaciones de cámaras de seguridad fueron claves para los despidos.

Seis empleados de Aerolíneas Argentinas fueron despedidos después de que la empresa descubriera una maniobra organizada entre todos para falsificar su ingreso al trabajo varios días a la semana. Lo insólito es que para violar el control de acceso biométrico utilizaron dedos de siliconas impresos con las huellas digitales de todos.

 

El fraude consistió en que durante la semana sólo uno de ellos iba a trabajar y los cinco, no. La asistencia al trabajo del resto era acreditada por el único que iba usando los dedos de siliconas con la huella digital de los demás. Desde la empresa explicaron que no lo hicieron durante los fines de semana, porque esos días se pagan horas extra y ahí asistían todos.

Los desvinculados trabajaban en los talleres de mantenimiento. El horario de ingreso era a las 6 de la mañana y para concretar el engaño el único que asistía entraba más temprano, entre las cuatro y las cinco de la mañana. Lo hacía para evitar cruzarse con el resto del personal en el momento del cambio de turno.

En la investigación, que estuvo a cargo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, fueron clave las filmaciones de las cámaras de seguridad, que permitieron que los despidos sean con causa. Fuentes de Aerolíneas confirmaron que no pudieron ser secuestrados los elementos de silicona con los que cometieron los ilícitos.