La madre aseguró que no se “puede sacar de la cabeza el grito de mi hija. Cierro los ojos y la escucho”; el agresor fue detenido porque la madre del delincuente lo entregó.

Un violento hecho ocurrió en la localidad de Florencio Varela, cuando un delincuente de 21 años ingresó a una vivienda. Tras sustraer algunos elementos, el sujeto le tapó la boca e intentó violar a Morena, de 7 años, pero como ella lo reconoció como un vecino del barrio, élla apuñaló, al menos, once veces.

Los padres, alertados por los gritos de la menor, se despertaron justo cuando el delincuente escapaba del lugar. La pequeña fue trasladada rápidamente al Hospital Mi Pueblo con heridas cortantes en la espalda, el pecho y los brazos. Allí, sufrió un paro cardíaco y fue intervenida quirúrgicamente y, si bien se encuentra estable, su estado es por demás delicado.

La habitación donde fue apuñalada la menor

En declaraciones con TN, su madre contó que “le pregunté (al delincuente) por qué lo hizo y me sonrió”, y agregó: “No me lo puedo sacar de la cabeza al grito de mi hija. Cierro los ojos y la escucho gritando. Si ella no gritaba la encontraba muerta en su cama“.

El agresor, identificado como Iván Cáceres, fue detenido por personal policial unas horas después. Fue su propia madre quien entregó los elementos robados, la ropa ensangrentada y el cuchillo con el que apuñaló a la menor. Así, los efectivos constataron que el hombre era un vecino de la familia y vive tan solo a una cuadra donde ocurrió el ataque.

Fuente: Diario Popular