El valor de Virginia Salera para denunciar y alejarse de la relación conmovió a todos. Ocurrió en General Deheza. El agresor fue imputado.

“¿El motivo de los golpes? No haber atendido el teléfono”. Con crudeza, una joven cordobesa dijo basta y contó en las redes sociales la violencia y brutalidad que sufrió por parte de su pareja, con quien convivía en General Deheza.

Tras un largo tiempo de relación, en donde el maltrato se hizo costumbre, Virginia Salera (28 años) denunció a su pareja (33) y este fue imputado en las últimas horas por violencia de género. El agresor trabaja como camionero y juega al rugby.

La joven publicó en su Facebook fotos de cómo quedó tras la tremenda golpiza que recibió el domingo por la noche. Además, escribió un fuerte relato de todo el horror vivido: “Me dejaste tirada en el piso después de reventarme la cabeza con la pared, previo a la trompada que me diste, después de ahorcarme y marcarme por todas partes”.

 

Por los golpes, sufrió fisura de pómulo óseo y cutis con ramificaciones de venas rotas, cortes en su cabeza, hematomas en el cuello por asfixia y en varias partes de su cuerpo, además de raspones. Además, terminó con el labio partido, dos molares rotos y con ataques de nervios y problemas para dormir.

“Me viste llorar desfigurada y me pasaste por arriba como a un trapo”.

 

Indignante también la situación en la que recibió las agresiones. Virginia aseguró que se estaba ocupando del hijo de su pareja “mientras él estaba bebiendo con amigos”.

“Estoy caída, no muerta”

Tras dar a conocer su situación, la joven recibió miles de mensajes de apoyo y ofrecimientos de ayuda. Su fortaleza y entereza para terminar con la relación emocionó a cientos de personas.

“Voy a salir adelante, todos nos merecemos ser felices”, contó Virginia Salera en una nueva publicación en sus redes, ya un poco más tranquila y agradeciendo todo el afecto recibido.

Además, también dejó frases para su ahora ex pareja: “Te perdono, y no porque lo merezcas, sino porque no voy a cargar este peso del rencor conmigo”.

Virginia también se encargó de revelar que no fue la primera golpiza, “pero sí la peor y la última”.

Una particular historia de vida

Virginia hoy es martillera pública y corredora inmobiliaria. Sin embargo, según ella misma cuenta, tuvo una vida difícil. A sus momentos complicados de la juventud, bullying y otros sucesos, los convirtió en un libro al que llamó “Cintas Negras”.

“Cintas negras es una de las metáforas más certeras que hallé para darle nombre a lo que he vivido”, contó Virginia Salera, y agregó que espera que lo que allí relata sirva para poder “cambiar la perspectiva de la realidad en la que te encuentras”.

Fuente: El Doce TV