Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Al abrir la agenda había dos cheques de 60 mil pesos, 20 mil pesos en efectivo y 600 dólares y una chequera en blanco. “Me quedé helado porque nunca había visto tanta cantidad de plata”, comenta Guillermo al programa Bicho de Ciudad de RVM AM 930 + FM 98.5.

“Me fui al trabajo, conté lo que había pasado y le pedí permiso al dueño para ir al banco a ver si me podían dar información del dueño de esa plata. Pero en el banco no me brindaron ningún dato”, cuenta

Trabaja en la cocina de una parrilla. Con los $2 mil de recompensa pagó la deuda de su celular.

Guillermo Torre es consciente de que gestos como el que tuvo el lunes no son habituales. “Creo que un chico de mi edad no sé si devolvería el dinero, se lo gastaría en ropa o en un celular nuevo”, comenta.

Su próximo objetivo es terminar el secundario. “Me falta un año, me dediqué a trabajar para pagar las cuotas de una moto que me compré”, dice Guillermo.