Tras la consagración de Racing, un hincha llamado Gabriel Aranda fue al Obelisco con una cábala bastante inusual.

El fanatismo por Racing no tiene límites. Como prueba, basta la historia de Gabriel Aranda como ejemplo: el hincha fanático del equipo de Avellaneda fue hasta el cementerio a buscar el cráneo de su abuelo para que viera campeón al club de sus amores.

“Es mi abuelo Valentín. Lo saqué del Nicho. Es la cábala de Racing”, aseguró el hincha al ser entrevistado por TNT Sports, donde reveló que antes del partido fue hasta el nicho donde descansan sus restos para hacerlo parte de la fiesta de Racing. Luego, lo llevó a los festejos en el Obelisco.