Con la conducción de Horacio Lucero

Viernes 20 de octubre | 01:52

De lunes a viernes
de 6 a 8 de la mañana
Domingos de 9 a 13

Horóscopo Chino 2017: las predicciones signo por signo

Ludovica150117Este es el año del Gallo de Fuego que empezará el 28 de enero. Ludovica Squirru, experta en astrología oriental, confesó a Infobae los vaticinios para 2017 del oracular predictivo. Oportunidades, economía, salud y amor. Qué le espera a cada “animal”

El 28 de enero comenzará el calendario del nuevo horóscopo chino. Estará regido por el Gallo de Fuego, una figura que promete continuar con la purificación del año del mono “que nos dejará envueltos en llamas”, según la reflexión de Ludovica Squirru, una referencia ineludible en astrologí­a oriental. Autora de su libro número 33 de Editorial Urano, presentó su nuevo material “Horóscopo Chino 2017” en teatros a sala llena, en cada rincón del país, con un éxito singular.

La astrología es un área con fuerte presencia en el imaginario colectivo argentino. Lo demuestra la permanencia en los medios y sus números de venta en las librerías. La versión 2016 de Ludovica superó los cien mil ejemplares e integró la lista de las cinco publicaciones más vendidas en las principales cadenas. Para este nuevo año, la astróloga compartió sus predicciones sobre el horóscopo chino, un auténtico mapa de la existencia y una guía para optimizar la calidad de vida.

El 28 de enero empezará el año del Gallo de Fuego. “Será el signo de los líderes, de los soñadores, de los hiperrealistas”, dijo la profesional

El 28 de enero empezará el año del Gallo de Fuego. “Será el signo de los líderes, de los soñadores, de los hiperrealistas”, dijo la profesional

Se trata de un texto oracular predictivo en función del amor, de la economía, de la salud y de la familia. Proviene de disciplinas taoístas como la numerología, la astrología y el I Ching que en combinación con pensamientos morales, filosóficos y religiosos del budismo y el confucianismo. Distribuye su poder en doce animales del horóscopo: metáforas del comportamiento humano y energético. El 2017 será el año del Gallo de Fuego, “el signo de los líderes, de los soñadores, de los hiperrealistas que nos despabilan, alumbran, guían, informan, sanan, conducen hacia la cruda realidad a pesar de que siempre ponen poesía, cultura y alegría en lo que hacen”, según el presagio de Ludovica en diálogo con Infobae.

La experta imagina muchas marchas por causas justas: paz mundial, defensa de los derechos de la mujer, movilizaciones contra los femicidios y el maltrato a menores. Y proyecta mayor compromiso común en temas de alto impacto sociocultural: planes integrales de salud, cambio climático, organizaciones humanistas para refugiados, desamparados y excluidos sociales. Concibe al Gallo como un ser altruista y samaritano, que escucha y aporta soluciones eficaces. “En cada ser humano brotará una semilla de conciencia ante tanta injusticia, y germinará lenta pero segura. Se afianzarán alianzas nuevas entre países y se disolverán otras que parecían eternas. El mundo buscará equilibrar la pasión y la razón y surgirán maestros entre los niños abiertos a unir lazos sistémicos en cada comunidad”, inspiró Ludovica Squirru Dari. Signo por signo, la predicción del Horóscopo Chino 2017.

Rata (1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008)

El año del Chancho, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Chancho, según Ludovica Squirru (istock)

La rata continuará su buena racha que la viene acompañando en los últimos años. En temporadas de vacas gordas, deberá aprovechar el 2017 tal como narra la historia de José y el Faraón. Pero así como podrá gozar de una temporada beneficiosa, deberá ser precavida para prever las eventualidades del año próximo, que se prevé no será tan fructífero. El tiempo del “influjo” será penetrante y de gran importancia para afianzar vínculos con el prójimo. Durante este año la rata podrá invertir, enamorarse y crecer sin nubarrones en el horizonte.

Búfalo (1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009)

El año del Búfalo, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Búfalo, según Ludovica Squirru (istock)

Será bien recibido en 2017 como amigo, patrocinador y cómplice del gallo, quien le suministrará fuentes de inspiración y renovación, además de contribuir con nuevos caminos y oportunidades. Deberá soportar los retos personales como también atender la salud física y emocional en el marco de un trabajo arduo y prolífico. Su espíritu estará libre y podrá elegir qué paso dar y con quién. Resolverá de manera independiente situaciones legales, juicios, herencias; y a través de una participación social activa logrará convocar a personas para desarrollar y exhibir vocación, aptitudes y talento. El amor será el aspecto más vulnerable de su personalidad: deberá admitir ser seducido y atrapado por quien busque su protección y estabilidad. El I Ching aconseja: acepta pero vigila.

Tigre (1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010)

El año del Tigre, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Tigre, según Ludovica Squirru (istock)

El Tigre necesita volver tras pasar un duro trance en el año del mono: retornar al ocio creativo para mantener cerca a la manada compartiendo juegos, travesuras y rock and roll. Durante el período del gallo, concretará proyectos que tenía stand by, postergados, encajonados y sin futuro en lo inmediato. Podrá reconciliarse con sus zonas erróneas, sus íntimos enemigos y sus parientes cercanos. Fluir, soltar y no manipular son las expresiones del Tigre en 2017, año en el que deberá confiar en la verdad interior, en reformular su existencia y en mejorar las relaciones con el prójimo. Aceptará límites y puntos vulnerables. Serán tiempos de compromisos más estables y duraderos, y de reconciliación. El tigre volverá a practicar deporte, yoga, esgrima, pilates, fitness, y sobre todo el kamasutra, el tantra, y el tao del amor y del sexo.

Conejo (1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011)

El año del Conejo, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Conejo, según Ludovica Squirru (istock)

Panorama complicado para el conejo. El mundo está revuelto, hostil, inhumano para su exquisita sensibilidad; cada situación deberá ser estudiada con lupa, con el tercer ojo, para que no caiga en trampas donde no aparecerán salvadores, mesías ni magos. Ante un nuevo ciclo, el conejo -que detesta los cambios abruptos, inesperados y precipitados- tendrá que concentrarse en sus objetivos. A veces confía ciegamente en su buena suerte, estrella, patrocinadores y amigos, pero el año del gallo lo mandará a cursar materias previas, a pagar al contado impuestos, deudas afectivas y familiares. Deberá ser diplomático y no confrontativo. Su suerte estará ligada a su astucia, tacto, refinamiento y, sobre todo, su sentido del humor. Su salud necesitará atención: más dieta equilibrada, encuentro con gente sabia, practicar el tao del amor y del sexo y muchas salidas con amigos que compartan sus penas y alegrías.

Dragón (1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012)

El año del Dragón, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Dragón, según Ludovica Squirru (istock)

El dragón estará en el cenit de la escena. Será protagonista de cambios sistémicos en la comunidad de los hombres, y aportará grandes transformaciones con su lucidez, eficacia y trabajo. Aunque tenga una relación tensa con el gallo: será muy productiva. El gallo adora al dragón, lo potencia, estimula e inspira: un ejemplo es la relación de John Lennon con Yoko Ono. Grandes cambios se concretarán durante el tiempo del aumento: mejoras en el sueldo, la calidad de vida, en las relaciones afectivas en las cuales será el médium para solucionar problemas. Encontrará al mejor interlocutor válido, consejero, amigo para que su vida esté contenida, no se desborde y pueda crecer holísticamente. Pero el tiempo del aumento no es eterno; se le recomienda que sepa administrarlo y que no abuse de su bonanza. Su imaginación volará alto: estará lleno de luz, magia, sentido del humor, y podrá diseñar el futuro con bases sólidas y a largo plazo. El aumento traerá nuevos amigos, relaciones, dinero e ideas.

Serpiente (1953, 1965, 1977, 1989, 2001, 2013)

El año de la Serpiente, según Ludovica Squirru (istock)

El año de la Serpiente, según Ludovica Squirru (istock)

La serpiente podrá enderezarse y disfrutar de las recompensas que su infinita sabiduría les hizo incubar por un largo período el año anterior, cuando la embestida del mono fue tenaz. Ahora la enciende y la estimula la posibilidad de reencontrarse con sus seres queridos, amigos, ex amores o nuevos candidatos. Buscará asesores de imagen, viajará en busca de nuevos looks, cirugías, consejos para su salud holística, y podrá reinventarse. Nuevos estímulos la sorprenderán: maestros, guías espirituales, un premio, una beca u oportunidades para viajar al exterior y comenzar nueva vida o estudio serán motivos de regocijo. La serpiente sabe que el gallo la amparará y protegerá en situaciones ante la ley y la justicia. Aprenderá a relacionarse sin tanta soberbia y omnipotencia y conseguirá seducir con facilidad a quien se le cruce en el camino.

Caballo (1954, 1966, 1978, 1990, 2002, 2014)

El año del Caballo, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Caballo, según Ludovica Squirru (istock)

El caballo transitará con perfil bajo el año del gallo. Sabe que lo estará observando, juzgando, y aplaudiendo si es coherente con su palabra, acción y pensamiento. El tiempo será limitado para determinadas acciones, pero eficaz y muy próspero. Deberá perdonarse su necedad juvenil o senil, despedirse de los trenes que pasaron por delante y no los tomó, y configurar un nuevo mapa existencial. Y en el vacío encontrará respuestas. Tendrán que recursar materias previas de años anteriores, esas que creyeron que esquivaría haciendo zapping o apelando a su carisma y su poder de seducción.

Cabra (1955, 1967, 1979, 1991, 2003, 2015)

El año de la Cabra, según Ludovica Squirru (istock)

El año de la Cabra, según Ludovica Squirru (istock)

Buenas noticias para las cabras: después de años de esfuerzos, brincos y sustos, llegará el progreso. El gallo, su amigo y confidente, le brindará grandes oportunidades para que pisando la tierra con firmeza y la mirada hacia los Siete Cabritos avancen en sus proyectos a corto, mediano y largo plazo. Estará divertida, alegre, con energía solar, lunar, eólica para reformular desde las pequeñas cosas de la vida hasta las más arriesgadas y audaces. Durante este año, conseguirá sacudirse deudas, problemas y blindajes económicos y gozará de una pradera fértil en nuevas oportunidades. Su corazón latirá fuerte: un reencuentro con un gran amor o algún anónimo candidato que la espera hace tiempo la sorprenderá con regalos y declaraciones de amor que necesitaba en su alma romántica. El progreso será firme y seguro.

Mono (1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004, 2016)

El año del Mono, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Mono, según Ludovica Squirru (istock)

El mono recuperará la fe en sí mismo, su fuerza de voluntad, su perseverancia para plasmar planes a corto, mediano y largo plazo. Retornarán las propuestas para ser líder, acompañar los procesos planetarios y sistémicos en la familia, la pareja, la sociedad y el país. Su buena actitud para resolver situaciones estancadas y conflictos con terceros a través de su diplomacia le dará un horizonte de eventos que será propicio para que pueda encauzarse, a pesar de ciertos obstáculos que aparecerán en el camino. El año del gallo le servirá al mono para ordenar situaciones legales, karmas del pasado y para respirar un nuevo aire de libertad.

Gallo (1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005, 2017)

El año del Gallo, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Gallo, según Ludovica Squirru (istock)

La improvisación no es la mejor amiga del gallo; sin embargo durante este año tendrán que adaptarse a lo imprevisible, lo sutil, lo inesperado, que será el tictac del aprendizaje hacia el orden sistémico en cada situación: reorganizar su familia, pues desde ese centro vital podrá proyectar todo lo demás. El órgano familiar será el gran conflicto del año. Su posición en el gallinero será clave para ordenar el árbol genealógico, una tarea que le fascina y la lleva en el ADN. Se le recomienda que escuche sus voces interiores, medite, haga yoga, participe de grupos de paz y del cambio climático. Alejarse, recluirse o autoexiliarse no será positivo. En su año, será protagonista y testigo constante de sus acciones guiadas por su conciencia.

Perro (1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006, 2018)

El año del Perro, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Perro, según Ludovica Squirru (istock)

Será un año en que el perro recuperará su voz, su talento y brillará en la plaza del pueblo o en los escenarios del mundo. Al fin podrá consolidar su vocación, su esfuerzo de tantos años en su oficio, creatividad e ideas revolucionarias que se verán plasmadas a corto plazo, pues el gallo valorará la perseverancia y el sentido común, la humildad y la paciencia que lo caracterizan. Será un tiempo muy positivo, benéfico, de gran expansión: participará en grupos solidarios, ONG, ayuda a inmigrantes, comedores, planes de paz, ecología y medio ambiente con decisión de mando, gestión y altruismo. Su espíritu de libertad y justicia encontrará eco en nuevos amigos y discípulos. Transmitirá con pasión su mensaje de ser puente entre mundos complementarios y fuente de inspiración para el nuevo paradigma. El perro profundizará en las relaciones padre-hijo, esposa-esposo, maestro-discípulo y sentirá que tiene todo el permiso para ladrar sus verdades. El año del gallo traerá algunas turbulencias en su vida afectiva; cambios de roles, cortocircuitos, desazón sexual y enfrentamientos por la distribución del tiempo dentro del hogar.

Chancho (1947, 1959, 1971, 1983, 1995, 2007, 2019)

El año del Chancho, según Ludovica Squirru (istock)

El año del Chancho, según Ludovica Squirru (istock)

El chancho ensayará un revisionismo histórico de su existencia. Deberá aceptar sus errores, extirpar culpas y mantenerse sano desde lo físico, lo mental y lo espiritual. Será un año de alineación y balanceo para disfrutar a pleno los siguientes: el del perro y el propio. Sabe que necesita una tregua para recolocarse, reformular su tejido afectivo y vislumbrar un futuro para los tiempos que se avecinan. El año del gallo lo pondrá más sociable, contará con asesores de imagen para mejorar su look, sus modales y su inserción en un mundo que está cambiando demasiado velozmente para su biorritmo y sensibilidad.

Comentarios

Comentarios